Las vidas e historias que se llevó el accidente de Tur Bus en Taltal

Lesly Arredondo Iriarte tenía 22 años y se encontraba en quinto año de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad de Antofagasta. Realizaba su último internado antes de titularse, el cual finalizaba el 6 de diciembre.

A las 8:15 del domingo tomó el servicio de Tur Bus que la llevaría a su ciudad de Taltal. Un servicio muy utilizado por habitantes de la comuna, trabajadores, profesionales, obligados a trasladarse y poner sus vidas en manos de la única empresa de buses que conecta al hermoso puerto, hoy desolado y de luto, con la capital regional, Antofagasta.

Una joven que llevaba en su equipaje sus sueños y el amor de su familia, amigos y quienes la conocieron. Así lo refrenda el video de despedida compartido por su hermano y el recuerdo de toda su ciudad, que el 2013 la eligió como reina en el aniversario de la comuna.

Publicidad

Todo un futuro por delante que se vio truncado cuando a las 22:45, bajando por la peligrosa cuesta Paposo, se sintió un fuerte olor a balatas de freno y la máquina comenzó a tambalearse, tal como cuenta Michael Castro, quien sobrevivió pero quedó con graves daños en su rostro.

En el bus también viajaba en el primer piso Jorge Orellana, ex Jefe de Subdere y actualmente Administrador Municipal de Taltal, quien normalmente viajaba en ese bus, como tantos taltalinos, expuestos muchas veces a los retrasos o toda clase de arbitrios por parte de la empresa de transportes que tiene el monopolio para trasladar a los habitantes de Taltal que necesitan viajar.

Minutos antes de la tragedia el auxiliar abrió la puerta pidiendo que todos se colocaran sus cinturones de seguridad. “Tenemos un problema. Vamos sin frenos y nos vamos a estrellar”, dijo el auxiliar.

“Era el camino a la muerte en ese minuto”, recuerda Jorge Orellana, quien junto a su compañero de asiento apretaron sus cinturones y se prepararon para lo peor. Segundos después, el bus llegó a alta velocidad la zona de curvas más cerradas de la cuesta en la ruta B-710 (que debe ser tomada a 30 kilómetros por hora) impactando con una barrera de cemento que nada hizo por detenerlo, salió de la ruta, volcó y cayó pesadamente al abismo, de más de 20 metros, que está separado de la carretera por unas frágiles barreras de contención.

La pesada máquina dio vueltas y terminó deteniéndose completamente invertida, comprimiendo el segundo piso donde viajaban la mayor parte de los pasajeros. Se desató lo indescriptible, dolor, sufrimiento, gritos que se fueron apagando y convirtiéndose en quejidos en la oscuridad en medio de los fierros retorcidos.

Muchas vidas se apagaron en ese momento trágico. Otras lo hicieron más tarde, tras la llegada de los servicios de emergencia que se vio retardada debido a que se trata de una zona sin cobertura de celular, por lo que uno de los sobrevivientes caminó cerca de tres kilómetros para dar la voz de alerta.

Una vez informadas de lo sucedido, las unidades de emergencia llegaron rápidamente al lugar para rescatar a las víctimas, aunque para algunas ya era tarde. Así sucedió con Norma Chávez, cuya vida se extinguió mientras era trasladada en ambulancia ante la desolación de su esposo, el ex Alcalde de Taltal, Guillermo Hidalgo. Norma debía viajar constantemente hacia Antofagasta para seguir su tratamiento frente al cáncer, como deben hacer muchos taltalinos dado que atenciones médicas de mayor compljidad no están disponibles en Taltal.

“Era una mujer realmente luchadora, toda la vida con su enfermedad el cáncer y sufriendo una muerte tan terrible como ahora”, señaló a los medios su esposo, consternado por la tragedia.

Junto a ella, también fallecieron en esta tragedia niños, como Antonella Yañez de solo 4 años o Erick Soto de 9, los más pequeños entre las víctimas de la tragedia. Un luto transversal que no conoce fronteras, dado que también fallecieron personas que nacieron en el extranjero, pero que eligieron a Chile y Taltal como su hogar y tristemente, como última morada. Así sucedió con Yuri Granobles, quien llegó desde Colombia para convertirse en una taltalina más, como recuerdan sus vecinos.

El Fiscal de Taltal, Ricardo Castro, informó que las causas y responsabilidades del accidente son investigadas por El Ministerio Público y Carabineros con un equipo Multidisciplinario liderado por el Capitán de Carabineros Sebastián Casanueva y especialistas de Arica, Iquique, Antofagasta y Santiago. Entre ellos arribó el ingeniero mecánico y especialista en este tipo de investigaciones, Omar Minguez, para periciar el vehículo y establecer las causas del accidente.

Hasta tres meses podría durar el desarrollo del informe a cargo del perito Omar Mínguez Rivera

Las velas se encendieron en Taltal. Una comunidad que se une nuevamente, como ya sucediera hace algunos años con el aluvión que arrasó la comuna el 2015. También en las últimas jornadas en las movilizaciones sociales. Pero en esta ocasión es una unión en silencio, marcada por el dolor y también la reflexión sobre como la falta de conectividad y el centralismo castigan con dureza a una ciudad.

Las únicas vías que conectan a Taltal con Antofagasta son la ruta B-710 con la increíblemente peligrosa cuesta, que no cuenta con un túnel para poder evitarla, como si poseen otros tramos similares en la zona central del país.

La otra alternativa es la Ruta 5, que también es escenario de constantes tragedias carreteras, al ser uno de los únicos tramo de la carretera panameriana que no cuenta con una autopista. Una sola pista por sentido y fuerte presencia de camiones, convierten a esa carretera también en muda testigo de múltiples choques frontales y tragedias carreteras en medio del desierto. La falta de cobertura de telefonía movil completan el cuadro del abandono y peligro constante al que se ven expuestos quienes hacen patria en esta zona del país.

El llanto silente de toda una ciudad es imposible de describir con palabras. No parece justo que tan hermosos paisajes que albergan tanta perseverancia y resistencia de quienes se levantan a diario a producir a cambio de tan poco, sean el escenario de tantas pérdidas de vidas. Aún así las velas siguen encendidas en Taltal y no se apagan, como no se apaga la esperanza de su gente que se pondrá de pie una vez más.

En memoria de las 21 víctimas de la tragedia de Taltal.

  • 01  JUAN ADOLFO BECERRA VILLANUEVA, 61 años.
  • 02  LESLY YARED BERRIOS VEGA, 35 años.
  • 03  YURI PAULINA GRANOBLES GARCÍA, 36 años.
  • 04  DIEGO ANTONIO GARCÍA SEPÚLVEDA, 20 años.
  • 05  ANTONELLA AYMARA YAÑEZ CASTILLO, 4 años.
  • 06  LUIS ALBERTO BEDOYA AGUIRRE, 34 años.
  • 07  DAISY NARCISA ALLENDE ARACENA, 44 años.
  • 08  MAURICIO ALEJANDRO RIVERA BRAVO, 28 años.
  • 09  VÍCTOR HUGO SILVA SUAREZ, 55 años.
  • 10  LESLY JEANINA ARREDONDO IRIARTE, 22 años.
  • 11  JULIO EDUARDO ACEVEDO JARA, 52 años.
  • 12  DIANA VANESSA PERLAZA MOSQUERA, 29 años.
  • 13  MARÍA TERESA CASTILLO MORA, 21 años.
  • 14  FRANCISCO JAVIER VALENZUELA VALENZUELA, 27 años.
  • 15  GIANINA IGNACIA BENAVIDES BERRÍOS, 23 años.
  • 16  ERICK JOEL GIOVANNY SOTO BERRÍOS, 9 años.
  • 17  WILLIAM ORLANDO VALENZUELA LANGUES, 27 años.
  • 18  LINDSAY YARED BUSTOS BERRÍOS, 15 años.
  • 19  JUAN CAMILO TORRES PEÑA, 25 años.
  • 20  MARÍA TERESA CASTILLO MONDACA, 27 años.
  • 21  NORMA ANTONIA CHÁVEZ RÍOS, 67 años.