Han pasado tres días desde la elección municipal, y Karen Rojo respira tranquila. La alcaldesa reelecta de Antofagasta viene saliendo de una campaña difícil, que terminó con ella como la gran ganadora con el 28,09% de las preferencias. “Fue un proceso complejo, de mucho trabajo”, comenta la edil.

Con los ánimos más tranquilos luego de los comicios del pasado domingo, la alcaldesa volvió inmediatamente a trabajar, programando lo que viene para los últimos meses de este año. “Yo estoy personalmente muy contenta por el logro que hemos obtenido”, comenta, “y por que daremos continuidad a los proyectos que tenemos para Antofagasta. Y siento que eso es lo más importante”. Karen Rojo se ve optimista, y nos recibe en su oficina para conversar sobre la campaña, el resultado, y el futuro de la ciudad de la que seguirá al mando por los próximos cuatro años.

¿Cuál es su evaluación de todo este proceso, ahora que las elecciones terminaron?

Publicidad

Es bien positiva. Yo aprendí mucho. Valoro enormemente el cariño de la gente durante este proceso de campaña que, insisto, fue muy complejo, con críticas destructivas y personales. Pero el cariño y el afecto que yo sentía me alimentaban a seguir luchando. Personalmente, esto me invitó a conocer más mi ciudad, y a rectificar que hay muchas necesidades y deficiencias. Mi compromiso es trabajar con más fuerza que nunca para cumplir los anhelos de nuestros vecinos.

Hablando de las deficiencias, ¿cuáles serían los proyectos de esta gestión?

Tenemos varios proyectos. La experiencia nos ha enseñado a trabajar en objetivos múltiples. Queremos continuar con las etapas de pavimentación, pero ahora enfocándonos en las poblaciones de toda la ciudad, con un fuerte énfasis en el sector norte alto de Antofagasta. Vamos a continuar el mejoramiento de infraestructura en espacios públicos que se encuentran eriazos, como multicanchas, parques y sedes vecinales.

Además, tenemos también un proyecto nuevo, que es la construcción del parque comunal más grande de la zona norte del país, el Parque Comunal La Chimba, que estaría ubicado donde actualmente está el vertedero del mismo nombre. Queremos recuperar todo La Chimba, y vamos a incluir diferentes temáticas para disposición de la comunidad, como un sector para deportes, donde vamos a tener incluso deportes extremos, un lugar para conciertos, y un lugar cívico-cultural para hacer nuestros desfiles. También habrá un lugar familiar, donde haremos una laguna artificial.

Queremos colaborar así mismo con el Serviu y el Ministerio de Obras Públicas, para que se puedan construir las vías longitudinales de la Circunvalación, y así proyectarla hasta el sector de La Chimba, y también la otra vía estructural de nuestra ciudad que es la avenida Pedro Aguirre Cerda. Así, Antofagasta no tendría sólo la costanera, sino que la fortaleceríamos con otras dos vías importantes.

IMG-20161025-WA0039

¿Qué aspectos espera mejorar en esta gestión en comparación con la anterior?

Cuando nosotros asumimos, tratamos de ver las urgencias que tenía Antofagasta. Una parte era recuperar la confianza de los vecinos. Las alianzas que hicimos con organizaciones culturales y juntas de vecinos han afianzado este trabajo. Esta gestión estará enfocada en hacer la ciudad más sustentable, con instalación de luminarias LED en todos los sectores, que contaminan menos, y significarían un ahorro del 80% de la electricidad. Pero lo más importante es que le entregarían mayor seguridad a los barrios, ya que la luz blanca permite una mejor visibilidad, y eso es importante para nuestros vecinos.

¿Siente que Antofagasta ha cambiado en los últimos cuatro años?

Sí, ha cambiado. Se puede apreciar ahora, pero todavía falta mucho por hacer. El objetivo que tenemos en nuestro programa es recuperar la esencia y el espíritu por el que Antofagasta fue denominada la Perla del Norte, y eso involucra muchas cosas, que al final se traducen a una mejor calidad de vida. Queremos llevar a la ciudad hacia allá. Antofagasta ha crecido, pero a mi juicio no se ha desarrollado, y los proyectos que tenemos invitan a la gente a querer y cuidar nuestra ciudad, para que al final se desarrolle.

Felipe Beiza
Fotografía: Felipe Beiza

Durante la campaña, y luego de su triunfo, usted afirmó que no apoyaría la candidatura presidencial de nadie. ¿Mantiene esa afirmación?

Sí, todavía lo mantengo. La he pasado bastante mal, con muchos tropiezos tanto con la derecha como con la izquierda. Creo que para hacer proyectos de ciudad, uno no tiene que identificarse con nadie en específico, sino que debe trabajar con todos. Antofagasta no puede ser utilizada como un trampolín para hacer campaña presidencial o parlamentaria por nadie. Uno tiene un solo compromiso, que es con la ciudad, y eso es lo que yo seguiré haciendo. Por supuesto que recibiremos con brazos abiertos y todos los respetos a cualquier autoridad que quiera venir, pero yo no voy a colocarme la camiseta por un particular.

Ganó esta elección con cerca de 18 mil preferencias, pero en 2012, usted ganó con 35 mil. ¿A qué atribuye esta baja en la cantidad de votos?

Son varios factores. El escenario es distinto que hace cuatro años, con otros competidores. Ahora estaba compitiendo con un ex diputado, ex alcalde, con ex concejales, por lo tanto, la dispersión de votos era mucho mayor. Además, el desinterés que tuvo la gente para ir a votar está relacionado con todos los problemas a nivel nacional, los que repercuten aquí en regiones. Pero la diferencia de votos entre las dos elecciones no es tan significativa. Son 17 mil personas menos. Yo esperaba que la abstención fuera mayor, pero los candidatos que compitieron eran fuertes.