El Centro de Investigación de Fenómenos Anómalos (Ceifac) difundió un video de la madrugada del 7 de mayo pasado, donde al menos seis pilotos -cinco de Latam y uno de Copa Airlines- reportaron extrañas luces en el espacio aéreo de Livor, ubicado varias millas al oeste de las costas de Antofagasta.

Uno de los pilotos del vuelo Copa, con destino a Panamá, logró fotografiar las luces e incluso tuvo que realizar una maniobra de emergencia para evitar acercarse demasiado al fenómeno avistado.

Publicidad
Ceifac
Ceifac

Pero nunca supieron qué era, por lo que el asunto está siendo estudiado por el Comité de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos (Cefaa), dependiente de la Dirección de Aeronáutica Civil (DGAC).

En el registro de audio, publicado en YouTube, habla una voz que correspondería al piloto del vuelo COPA 174 que acusa el avistamiento de 3 luces no identificables. “No tenemos reportado tráfico y no sabemos qué es”, aseguró. “Al momento una luz desapareció, sólo queda una”, advirtió segundos después.

Pero no fue el único. Otra voz, que sería el piloto del vuelo Latam 693 -procedente desde Lima, Perú- detalló a la misma hora que la luz estaba posicionada hacia abajo, “al parecer sobre el mar”. Desde el Latam 2473 y el 79 también advirtieron sobre la luz extraña.

El piloto de Copa fue más allá. “Las luces se están moviendo y aumentan la intensidad. Y la disminuyen también (…) de hecho vamos a virar a la derecha porque parece que se están acercando”.

El investigador de Ceifac, Eliseo Ibaca, “explica que los testigos tienen experiencia en vuelo, manejan un conocimiento técnico y aeronáutico que las hace discernir cualquier fenómeno natural o aeronave, de un fenómeno que no tenga explicación, por lo cual su testimonio es confiable“.

“Nosotros empezamos a estudiar este caso en secreto desde mayo y ahora hace poco lo publicamos porque igual tuvimos que verificar algunas cosas”, añadió en declaraciones a La Estrella del Loa.

Por su parte, Hugo Camus, director del Comité de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos (Cefaa), admitió que recibieron información del caso, pero están a la espera de entrevistar a la tripulación de COPA para recabar más antecedentes.

“Nuestros analistas están levantando la información meteorológica que había en esa madrugada y haciendo consultas si tenían vuelos institucionales a esa hora”, explicó al matutino.

Dicha unidad, fundada en 1997 al alero de la DGAC, ha investigado más de 800 casos de fenómenos anómalos, pero el 72% termina teniendo explicación, como confusiones con el planeta Venus, la Estación Espacial Internacional, satélites, chatarra espacial.

“Nosotros apoyamos los diferentes servicios de la DGAC para mantener los altos estándares de seguridad aérea, nuestro objetivo no es buscar naves procedentes de otros planetas”, remarcó.

Fuente: BioBioChile.cl