Las herencias de este gobierno en educación

Una nueva cuenta pública ministerial se llevó a cabo este lunes en el Palacio de La Moneda. Esta vez, el turno fue para Educación, donde el ranking de notas y sus efectos entre los estudiantes continúa siendo un tema obligado para la ministra Carolina Schmidt. Además, el rector de la Universidad de Chile, Víctor Pérez, recordó el compromiso del Estado con la calidad de la educación.

Con el foco puesto en los avances en los distintos niveles educacionales durante su gestión, la ministra de Educación, Carolina Schmidt, expuso en La Moneda su cuenta pública, destacando los logros en educación parvularia, escolar y superior.

La jefa de la cartera también se refirió al cuestionado ranking de notas, a propósito del reciente proceso de postulaciones a las universidades del Consejo de Rectores.

Junto con recordar las consecuencias que implicó para el sistema escolar, la ministra confirmó que se trata de una buena medida, aunque cuestionó los procedimientos.

Publicidad

“El ranking como medida para avanzar hacia una mayor equidad en la selección apunta en la dirección correcta. La fórmula de cálculo del Consejo de Rectores y la forma en que se implementó, de manera muy abrupta, produjo una serie de inconvenientes en el sistema escolar y no produjo un cambio relevante en términos de equidad en el acceso”, afirmó.

Además, la propia ministra explicó las relaciones entre el Mineduc y el Consejo de Rectores, asegurando que su cartera sólo tiene la posibilidad de proponer, pero no de resolver al interior de dicha instancia.

“El Ministerio de Educación ofició al Consejo de Rectores, que es el responsable del sistema de admisión, para que nunca incluyera una variable nueva con una ponderación mayor a cinco puntos porcentuales entre un año y otro, para no producir los cambios y alteraciones que vimos este año con la incorporación tan importante del ranking. El Ministerio de Educación tiene derecho a voz pero no a voto dentro del Consejo de Rectores, por lo tanto oficia para que así se incorpore pero tiene que ser respondido por ellos”, declaró.

Por su parte, el rector de la Universidad de Chile, Víctor Pérez, se refirió a las limitaciones de la PSU, insistiendo además en la necesidad de que el Estado asuma su responsabilidad sobre la calidad de la educación.

“No hay que olvidar que la PSU es un instrumento, toma una temperatura, no es responsable de la inequidad y desigualdad que hoy día tiene la educación pública de este país y eso lo están demostrando las cifras. Ya está bueno que el Estado entienda que tiene que cumplir con su responsabilidad de dar buena educación y calidad equitativa a todos los hijos e hijas de este país, independientemente de su condición socioeconómica. Y eso es algo que el país está reclamando hace bastante tiempo, nuestra comunidad lo ha expresado y nuestros estudiantes también”, señaló.

Respecto a la cuenta pública del Ministerio de Educación, la diputada electa del Partido Comunista, Camila Vallejo, aseguró que el Gobierno finalmente no cumplió con los anuncios ni promesas de hace cuatro años, acentuando aún más el proceso privatizador de la educación.

“Un paso más en la agenda privatizadora que se ha estado instalando hace mucho tiempo en nuestro país en materia educacional. Aquí no hubo ningún giro, ningún cambio, como se prometió al inicio de este gobierno, más que nada lo que se hizo fue, en materia de educación superior, en materia escolar también, incluso en la educación parvularia, fue profundizar la lógica de la privatización y el traspaso de recursos fiscales hacia el mundo privado”, expresó.

A menos de dos meses para que asuma la nueva autoridad en el Ministerio de Educación, cuyo nombre será anunciado en los próximos días por la Presidenta electa Michelle Bachelet, cabe recordar que la ministra Carolina Schmidt es la cuarta autoridad en asumir la cartera durante el Gobierno de Sebastián Piñera, luego de las administraciones de Joaquín Lavín, Felipe Bulnes y Harald Beyer.