Antes de terminar el segundo mes del año, ya son seis los casos de intoxicación alimentaria asociados a Vibrión Parahemolyticus, que fueron detectados por la Seremi de Salud en Antofagasta. Se trata de 3 mujeres de 20, 62 y 64 años y tres varones de 36, 42 y 43 años no acataron el llamado de la Autoridad Sanitaria, de no consumir mariscos en estado crudo.

Lila Vergara, Secretaria Regional Ministerial de Salud, detalló que estas personas no están relacionadas entre sí, y que la pesquisa de éstas fue posible gracias al sistema de vigilancia que mantiene la Autoridad Sanitaria tanto en el sector público como privado de salud.  De hecho fue en este último en el que fueron detectados los casos.

La personera recalcó que el factor común de estos pacientes fue la ingesta de mariscos en estado crudo (5 de ellas) mientras que el sexto paciente cometió el error dijo, de adquirir el producto alimenticio en un lugar no autorizado, contraviniendo así las recomendaciones del Ministerio de Salud.

Publicidad

Recomendaciones

En este contexto la Seremi aprovechó de reiterar las cinco medidas que la ciudadanía no debe olvidar con relación a la adquisición y consumo de pescados y mariscos; la compra sólo en lugares de venta autorizados; fijarse si éstos están refrigerados, su debida conservación en el refrigerador, el correcto lavado de manos antes y después de comer y la importancia de que éstos sean consumidos bien cocidos, hirviéndolos al menos durante 5 minutos.

Asimismo Vargas, señaló que como forma preventiva ante la proximidad de Semana Santa, Salud comenzó su programa especial de fiscalizaciones y de capacitación a los distintos locales que expenden este tipo de productos, el que está significando visitas inspectivas y entrega de folletería preventiva.

Cabe señalar que nivel nacional durante el año 2015 se notificaron 60 casos, un 56% más que el 2014.  Las regiones de Arica y Valparaíso concentraron el mayor número de personas afectadas.

El Virus parahemolyticus es una bacteria presente en las aguas marinas y productos del mar cuya concentración tiende a aumentar conforme se incrementa la temperatura del agua.  El mecanismo de transmisión principalmente se debe a la ingestión de pescados y mariscos crudos o mal cocidos.  Además puede transmitirse por contaminación cruzada de otros alimentos como consecuencia de la manipulación de mariscos crudos.