Arturo Fortunato Alessandri Palma (Más conocido como el “león de Tarapacá”),fue un abogado y político chileno, patriarca de la familia Alessandri (de ascendencia italiana).

Ocupó el cargo de presidente de la República en los periodos 1920-1925 y 1932-1938. Es considerado uno de los políticos más influyentes en el Chile del siglo XX.

Desarrolló una serie de reformas siendo la más importante en su carrera la Constitución de 1925 la cual marcó el fin del régimen parlamentario y la instauración del presidencialismo en Chile.

Publicidad

Nace el 20 de diciembre de 1868. Hijo de Pedro Alessandri Vargas y de Susana Palma Guzmán quienes se dedicaban principalmente a las labores agrícolas de la hacienda en la cual vivía y eran administradores de esta.

A los doce años de edad entró becado al Colegio Sagrados Corazones de los Padres Franceses. De sus años de colegio, se recuerda un cuento que publicó en la revista El Eco Literario, titulado La Adivina de nuestros días, con una fuerte afición a lo truculento.

posteriormente ingreso a la carrera de derecho en la Universidad de Chile a los veinte años de edad, titulandose en 1893.

En 1891, mientras estudiaba, participó en el diario La Justicia, opositor al presidente de turno, José Manuel Balmaceda.

Después de haber egresado como abogado, se casó con Rosa Ester Rodríguez Velasco, con la cual tuvo 9 hijos, entre ellos Arturo, destacado civilista, Jorge Alessandri Rodríguez, quien más tarde sería Presidente de Chile, Fernando Alessandri, académico y futuro senador de Chile, y Hernán quien fue un destacado médico.

Primer periodo presidencial

En la elección presidencial de 1920, representando los deseos de un cambio de vastos sectores de la sociedad chilena se complica su gobernanza ya que durante el primer gobierno de alessandri la economía se reactivó parcialmente y los proyectos de legislación social y laboral no avanzaron en el Congreso Nacional y el descontento hizo crisis el 4 de septiembre de 1924, cuando un movimiento militar tomó las riendas del poder y el Congreso aprobó sin mayor debate las leyes sociales que estaban pendientes.

Una semana más tarde la Junta Militar clausuró el Congreso mientras Alessandri hizo entrega del mando al Vicepresidente y partió de viaje a Europa. En enero de 1925 un nuevo movimiento militar reemplazó a la junta anterior y promovió el regreso del Presidente Alessandri.

En marzo de 1925 reasumió el poder, realizando importantes reformas. En materia política, una nueva carta fundamental, la Constitución de 1925, que fortaleció el poder presidencial y terminó con el régimen parlamentario. En lo económico, se creó el Banco Central y se estableció el régimen de patrón oro; asimismo, se promulgó una nueva legislación tributaria con el fin de compensar los menores ingresos fiscales del salitre.

A pesar del éxito obtenido, las divisiones y desconfianzas entre Alessandri y los militares se fueron agudizando, hasta culminar con la renuncia del Presidente frente a las presiones del coronel Carlos Ibáñez del Campo, caudillo de los militares que asumió la Presidencia entre 1927 y 1931, período en cual Alessandri se exilió nuevamente en Europa.

Segundo periodo presidencial

Arturo Alessandri Palma volvió a la presidencia en 1932, al triunfar en la elección presidencial de octubre del aquel año, con el apoyo de liberales, radicales y demócratas. La acción del segundo gobierno de alessandri permitió estabilizar el sistema político y terminar un período de caudillismo y anarquía social.

Este periodo de gobierno dejó un mal recuerdo debido a la fuerte represión ejercida en Ranquíl y en la denominada matanza del seguro obrero.

“Los estudiantes pertenecientes al Movimiento Nacional socialista Chileno, atrincherados en el edificio de la Caja de Seguro Obrero frente al Palacio de La Moneda, fueron masacrados por la policía tras rendirse, en un hecho que conmovió fuertemente a la opinión pública”

En 1950, falleció en Santiago ocupando la Presidencia del Senado y recibiendo múltiples honores en sus funerales. Sus hijos heredaría su capital político, ocupando diversos cargo públicos, entre ellos su hijo Jorge como Presidente de la República entre 1959 y 1964