Es un tiempo en que las personas pueden estar más vulnerables a sufrir intoxicaciones por exceso de consumo de alimentos y transgresiones alimentarias.

“La intoxicación alimentaria se debe al consumo de alimentos contaminados con
microorganismos, virus y/o parásitos, generalmente producto de una mala manipulacióny/o conservación.

Las transgresiones alimentarias, en tanto, se producen por el abuso de
alimentos ricos en grasas, sal y azúcares, incluidos los bebestibles, lo que provoca una sobrecarga del sistema gastrointestinal y, por consecuencia, una serie de malestares.

Ambas presentan síntomas como ardor esofágico (pirosis), náuseas, vómitos, dolor abdominal, distensión abdominal (hinchazón) y diarreas, a lo que las intoxicaciones agregan fiebre y deshidratación”, aclara la directora del Centro de Salud Pública de la Universidad Central, Dra. Nelly Baeza.

Publicidad

Según la académica, en caso de presenciar o sufrir de estos signos o síntomas, lo
primero es suspender la ingesta alimenticia y de bebidas para dar reposo al sistema
gastrointestinal y así lograr la remisión o atenuación de los síntomas. “Si esto no se logra
o aparece fiebre y vómitos abundantes debe consultar en un SAPU o consultorio para ser
evaluado por un médico general; ahí se determinará la necesidad de iniciar tratamiento o
derivar a una Urgencia Hospitalaria”, plantea la Dra. Baeza.

En general, es importante tomar ciertas precauciones como:
– Evitar comer alimentos desconocidos.
– Al alimentarse fuera del hogar o en lugares públicos, asegurarse de la higiene al
momento de la preparación de las comidas.
– Lavarse las manos antes de empezar y durante la preparación de la comida.
– Lavarse las manos después de ir al baño.
– Lavar y desinfectar todas las superficies y los utensilios empleados en la preparación de
la comida.
– Proteger los alimentos (guardarlos en recipientes cerrados) y la zona de la cocina contra
insectos, mascotas y otros animales.
– Separar los alimentos crudos de cocidos.
– Cocinar completamente los alimentos y conservarlos a temperaturas adecuadas.
Adicional a estas medidas de prevención, la experta sugiere, durante estas fiestas,
“aumentar la ingesta de agua y bailar, ya que es un buen ejercicio para mantener un
estado de salud adecuado”, concluye.

 

Dra. Nelly Baeza