Preparan nuevas acciones para ahuyentar a “patos yeco” de Avenida Brasil

El Doctor Carlos Guerra junto a la alcaldesa Marcela Hernando y un cormorán negro.

Doctor Carlos Guerra explicó las nuevas acciones científicas a seguir para remover la especie sin ocasionarles daño. Por su parte el concejal Hugo Benítez señaló que es un error hablar de fracaso en este plan, como lo han hecho algunas personas interesadas en eutanasias masivas de esta ave.

Tras el último proceso de censado local, realizado este fin de semana por los profesionales del Centro Regional de Educación Ambiental (CREA), la municipalidad se prepara logísticamente para hacer frente a lo que sería un nuevo ciclo de apareamiento del Cormorán Negro, ave que tiene una presencia de unos 500 ejemplares en la ciudad, y que durante los últimos días ha vuelto a ocupar el Parque Brasil para construir nidificaciones.

Nuestro equipo de investigación lleva un riguroso registro del número de individuos en cada árbol, así como de su conducta y el avance de sus nidos. Luego de que terminemos de procesar su distribución y estructura poblacional generaremos disturbios en el sector para ahuyentar a los ejemplares y luego remover sus nidos junto con apoyo de la Municipalidad”, detalló el doctor Carlos Guerra, responsable del equipo que intenta controlar a la especie.

El profesional, que espera la pronta llegada de dos aparatos de radio satelital para rastrear y caracterizar el movimiento de los próximos ejemplares a reubicar, indicó además que en las copas de los árboles del concurrido sector se han contabilizado unos 73 cormoranes -adultos en su mayoría-, además de 20 estructuras de nidificación construidas especialmente para la temporada de apareamiento, enfatizando que en la región se estima un total de 5.000 yecos.

Por otro lado, el concejal Hugo Benítez aclaró que el Plan de Seguimiento y Manejo de la controvertida especie se extiende hasta diciembre del presente año, siendo además un estudio científico inédito, por lo que no es correcto hablar de un fracaso. “Ellos llevan en esta región mucho más tiempo que el ser humano, por lo que debemos encontrar una forma correcta de mantenerlos a raya, probando nuevas medidas”, indicó el edil.

El municipio planea continuar con la captura de las aves en otros sectores de la comuna, para su posterior traslado al Centro de Rescate y Rehabilitación de fauna Silvestre de la Universidad de Antofagasta, donde los animales son sometidos a un análisis de madurez sexual, un muestreo bacteriológico y un marcaje con etiquetas patagiales, antes de ser liberados en colonias naturales, fuera del radio urbano.

Cabe recordar que como parte del desarrollo de Plan de Manejo del Cormorán Negro el CREA levantó una página web (www.wix.com/yecoproyecto/yeco), diseñada para mantener al tanto a la comunidad sobre la problemática, ofreciendo información científica, así como un mapa para indicar lugares de avistamiento y la posibilidad de contactar a los expertos para notificar oportunamente la presencia de aves marcadas o una nueva concentración de individuos en entornos parques o plazas.

Los interesados en reportar la llegada de nuevas poblaciones de cormoranes también pueden notificarlo al número 637030 – 637032 o escribir a [email protected]

El Diario de Antofagasta

Escrito por:

El Diario de Antofagasta.

Comentarios

comentarios