Recorriendo los mitos y leyendas de la región de Antofagasta

Si hay algo que caracteriza al norte de Chile es su riqueza cultural y mítica, en donde se han narrado innumerables historias que aseguran la existencia de seres fantásticos y eventos sobrenaturales en ciertos lugares de la región.

Imagen: Archivo.

La región de Antofagasta posee una riqueza cultural y mítica, en donde desde tiempos antiguos se narraban innumerables historias que aseguraban la existencia de seres fantásticos e incluso la existencia de eventos sobrenaturales en ciertos lugares de las distintas comunas existentes.

Uno de los más conocidos escritores que ha plasmado estas historias en sus textos, ha sido el folclorista chileno Oreste Plath, quien en en su libro “Geografía del mito y la leyenda chilenos” hace una recopilación de algunos mitos y leyendas característicos de cada provincia del país. Algunos de estos son:

La Lola

Publicidad
Imagen: Archivo.

Se trata de una hermosa mujer llamada Lola, cuyo padre pasaba vigilándola y alejando a cualquier hombre que se acercara a ella debido a su gran belleza. Su sola presencia generaba entre las mujeres envidias y en los hombres unas grandes ilusiones por estar a su lado. Pero, llegó el día en que un joven llamó su atención, sin embargo, él no estaba interesado en ella y estaba enamorado de otra mujer. Esto hizo enfadar a Lola, quien con un sentimiento de despecho tomó una actitud celosa, expresando su profundo rechazo a la susodicha. Hasta que una noche, de manera discreta llegó a la habitación donde dormía la enamorada y le enterró un puñal en el pecho, para luego huir corriendo hacia los cerros.

Al enterarse del crimen, el padre de la chica la buscó, pero en el camino falleció por el calor del sol y la sed. Según cuenta la leyenda, en los cerros de Antofagasta aún ronda por ahí el espíritu de “La Lola”.

Imagen: Archivo.

El Alicanto

El Alicanto es un ave con un plumaje bastante particular, ya que brilla dependiendo del metal que consume, principalmente oro y plata. La leyenda dice que quien logre avistarlo y decida seguirlo debe hacerlo de manera cautelosa y también de forma atenta con el entorno. Esto ya que hay sólo dos destinos que conlleva la decisión: encontrar los yacimientos de los metales mencionados o perderse en medio del desierto. 

Carbunclo

Ilustración representativa del Carbunclo. Fuente: Wikia Mitología Chilena

Esta criatura es un animal cuadrúpedo cuya forma se asemeja a una “mazorca de maíz”, con tamaño es similar al de un gato y una audición muy sensible que le permite sentir a cualquier depredador y/o captor. Pero una característica lo hace especial, en su interior posee fragmentos de oro, siendo este buscado por muchos exploradores y cazafortunas, quienes afirman que es un animal escurridizo que se camufla entre las rocas. Además, hay quienes afirman que muy pocos han logrado obtener su barba, la que posee mechones destellantes y la que serviría como un amuleto para la riqueza eterna.

El Paso del Diablo

En Chiu Chiu, precisamente a orillas del río Loa existe una zona denominada como el Paso del Diablo. Según los testimonios de los locatarios, quien transite después de la medianoche cerca del río se encontrará con el diablo bailando con un cuchillo en la boca tratando de llevarse a quien circule por el lugar.

El Diablo en la Laguna Ojo de Mar

Ilustración El Diablo en la Laguna Ojo de Mar. Fuente: Deviantart.

En la misma localidad mencionada anteriormente, existe una laguna denominada Ojo de Mar. Según cuenta la leyenda, de repente se aparece una corriente de viento tan fuerte que arrastra a quien este cercana a ella. Esta corriente de viento no sería nada más ni nada menos que la personificación del diablo para tomar a todos los que se acerquen y arrastrarlos al fondo de este lugar sin fondo.

Los hermanos José y Manuel

Se narra que hace muchos años, José y Manuel Chocorba tuvieron una riña por la mercadería que debían vender, peleándose a orillas del Tranque en la localidad de Toconao, en donde José terminó empujando a su hermano.

Ilustración hermanos José y Manuel, Fuente: Claudia Matamala, vía twitter.

Manuel desesperadamente le pidió que lo ayudara y José al escuchar las súplicas de su hermano lo trató de ayudar, pero falló y murió junto con él. Se dice que para el día de San José y San Manuel, la arena se coloca más resbalosa y se pueden ver los brazos que realizan señas durante la noche mientras sopla un viento fuerte.

De esta manera, recordamos algunas de las innumerables historias que recorren la región, resonando en el boca a boca de los pobladores. ¿Conocías alguna?