Época de esplendor olvidada: Gatico una ciudad minera ubicada en la región de Antofagasta

Cincuenta kilómetros al sur Tocopilla se encuentran los vestigios de un potente centro minero y urbano, la ciudad de Gatico, la cual está llena de historia de sus ciclos de apogeo, crisis y catástrofes naturales.

Imagen: Tocopilla y su historia

A raíz de la denuncia realizada por daños en el Cementerio Gatico, la cual ya está siendo investigada por parte de la Policía de Investigaciones, quisimos recordar parte de la historia de la ciudad que lleva el mismo nombre de este cementerio.

La ciudad de Gatico, es un lugar de origen boliviano que nació en 1832, la cual comenzó como un asentamiento de extracción de cobre, años en los que se comenzaron a explotar las minas del material mencionado, especialmente la mina Toldo, la cual generó que se comenzara a poblar la costa del Desierto de Atacama.  

En el año 1905, la firma Gibbs & Son invirtió un importante capital económico, lo que significó una inserción tecnológica de vanguardia, trayendo consigo el impulso de la urbanización y una producción de mayor escala.

Publicidad
Imagen: Ilustre Municipalidad de Tocopilla – Calama en Línea

Como menciona la página Tocopilla y su historia, esta firma desarrolló importantes obras portuarias, entre ellas, un andarivel de 3.644 metros de largo desde la mina hasta la ensenada de Gatico construido por los ingenieros de Ropeway Syndicate de Londres, en algunos de cuyos carros bajaban los trabajadores para evitar la larga caminata entre ambos puntos.

Durante todo ese apogeo, la cuidad creció significativamente, ya que la oportunidad laboral generó que muchas personas se fueran a vivir a la cuidad, la cual en su mejor momento llegó a contar con 7 mil habitantes.

Tras altibajos económicos, como la gran depresión de 1929 y la hambruna de 1932, la ciudad empezó a decaer y la población a disminuir, ya para 1940, el lugar terminó sepultado por toneladas de barro tras un aluvión.

Si bien, Gatico cuenta con un pasado muy activo como poblado industrial y puerto minero, actualmente solo quedan ruinas y vestigios de su historia, por lo que es fundamental cuidar para preservar esa parte tan importante de nuestra historia.

Casa de Gatico

Imagen: Tocopilla y su historia

En el año 1914 este poblado adquirió mayor importancia y desarrollo, continuó con su función de industria de fundición y puerto minero, pero en aquel entonces, aumentó el número de población y también los servicios y centros sociales, como el teatro y un periódico local. Fue en esos años donde el Gerente de la mina El Toldo, Thomas Peddar, construyó la casa de Gatico, una majestuosa casona de arquitectura de estilo inglés construida para dedicarla a la administración de la compañía.

Este lugar, marcaba una diferencia abismante con su entorno, ya que en esta casa se realizaban grandes fiestas, banquetes y se concretaban importantes negocios, siendo así el centro de la elite de la ciudad, pero a su alrededor donde vivía la mayoría de población del lugar, estaba en estado precariedad, ya que las instalaciones obreras estaban construidas con toldos y calaminas.

Cabe destacar, que esta construcción ha sobrevivido a diferentes desastres naturales, como sismos y aluviones, además del robo de las vigas y columnas del lugar.

Cementerio de Gatico

Imagen: En Terreno

El Cementerio de Gatico se ubica a un costado de la carretera, al norte de las ruinas del pueblo minero, este lugar tiene una extensión de no más de 30 metro cuadrados, el cual esta cubierto de tumbas, animitas y mausoleos, los cuales han sido abandonados y saqueados con el paso del tiempo.

Este cementerio se encuentra lleno de tumbas de niños, hombres y mujeres, posiblemente víctimas de la fiebre amarilla, infecciones intestinales causadas por el agua insalubre que consumían o de otras pestes que azotaron al norte grande de Chile. Este camposanto, fue declarado zona típica en 1981 y por ende corresponde a un Monumento Nacional.

Lamentablemente, tras una denuncia realizada, por parte de la encargada de la Oficina Técnica Regional del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, se pudo constatar, que terceras personas, habían destruido una tumba y desde su interior sacaron el ataúd el que también fue destruido, dejando el cadáver expuesto sobre el suelo.

Es importante mencionar, que todos los cementerios, casonas, Oficinas Salitreras y localidades, que se encuentran en nuestra pampa, merecen el mismo cuidado que cualquier monumento o patrimonio nacional, ya que forman parte de nuestra larga, cruda y hermosa historia, que debemos perdurar para las futuras generaciones.