Ruinas de Huanchaca: Pieza histórica y punto cultural de Antofagasta

Pese a que este espacio histórico ha sufrido cambios con el tiempo, mantiene su originalidad y autenticidad para enamorar a quienes pisan sus tierras.

Créditos: Norte 360

Ubicada casi al extremo sur de la ciudad de Antofagasta, se encuentra una de las postales y punto turístico más emblemático de la comuna; las Ruinas de Huanchaca, cuyo nombre en quechua significa “Puente de las penas”, es un espacio imperdible para quienes visitan la región, tanto así como el monumento natural de La Portada.

Historia

Imagen: En Terreno Chile.

En sus inicios, su nombre fue “Establecimiento Industrial Playa Blanca” y pertenecía a la compañía Huanchaca originaria de Bolivia, quedando en tierras chilenas luego de la conocida Guerra del Pacífico.

La estructura, que fue construida entre los años 1888 y 1892, era en sí una fundidora de plata que nació de un acuerdo entre la Compañía Minera de Huanchaca, la Compañía de Salitres y el Ferrocarril de Antofagasta, y su función era transportar mineral extraído de las mineras bolivianas hacia la ciudad, en donde se procesaba el material.

Publicidad

Entró en funcionamiento un 26 de febrero de 1893 con más de 1000 trabajadores, recibiendo hasta 200 toneladas diarias de material y produciendo 3,85 toneladas de plata al mes. Sin embargo, pese al desarrollo laboral que ejercía en la zona, no era rentable debido a la inestabilidad en el valor de la plata dentro del Mercado Mundial, así como también su proceso tecnológico quedó obsoleto. Por lo que finalmente, cesó sus operaciones en el año 1902, para ser posteriormente declarada Monumento Histórico en el 74′.

Patrimonio

Imagen: Museo Desierto de Atacama Plataforma Arquitectura.

Junto a toda la trayectoria que cuenta el lugar, se suma otro atractivo al ubicar al Museo Desierto de Atacama, cuyo primer diseño fue creado en 1981 por las arquitectas Ángela Schweitzer y Laila Andrade, junto al Parque Cultural Huanchaca en el frontis de la estructura, sitio que ha sido albergue de diversos encuentros culturales.

Mientras que en el museo se exhibe el pasado mismo de Antofagasta, en donde se pueden observar fósiles, minerales y otros elementos que llaman a la curiosidad y el aprendizaje de la zona; al dar la vuelta se puede apreciar el inmenso mar de La Perla y disfrutar de sus inigualables atardeceres, asomando la vista por el Casino de la ciudad, que busca imitar de alguna manera esta fortaleza patrimonial.

Por otro lado, “Las Ruinas” han sido espacio de una gran cantidad de exposiciones y eventos con el paso de los años, uno de los más recordados, fue la llegada de “Lola”, una gigante de cobre que pertenecía a la obra “Orbis Vitae” del Festival Santiago a Mil; o bien conciertos musicales que han contado con la presencia de artistas como Chayanne, Marc Anthony, Gepe e incluso Luis Miguel.

Siendo espacio además, de un momento especial e histórico al grabar en su suelo la palabra “Dignidad” mientras transcurría el estallido social durante el 2019 en la comuna. Escrita con los mismos cuerpos de los asistentes para ser apreciada desde las alturas y de esta manera, ser recordada mientras la lucha continúa.

Pese a que este espacio histórico ha sufrido cambios con el tiempo, mantiene su originalidad y autenticidad para enamorar a quienes pisan sus tierras, posicionándose aún con más de 100 años como uno de los máximos exponentes de lo que fue uno de los pilares de la minería y metalurgia en la historia de Chile. Disfrutando hoy de una inmensa calma durante la pandemia, esperando volver a contar con miradas encantadas, música y cultura que llegarán a dar vida al lugar.

Es importante recordar, lo esencial de cuidar y respetar los monumentos que alguna vez fueron los que cimentaron las bases de nuestra ciudad, así como también conservar cada rincón de nuestro lindo norte.