Manuel García se confiesa a pocos días de su esperado concierto en Antofagasta

El músico ofrecerá un show de más de dos horas y media el próximo viernes 24 a las 21.30 horas en el Teatro Municipal.

Inscrito ya en la historia de la música chilena, luego de ganar dos Altazor y ser ovacionado en Lollapalloza 2013, Manuel García llega a nuestra ciudad, como uno de los puntos obligados en su GiraNorte, la que lo llevó a tocar en Ovalle y antes en La Serena, y que lo traerá de regreso a su ciudad natal Arica (23/04), donde tocará gratis, y que considera también Antofagasta (24/04), Calama (25/05) e Iquique (26/05).

Una gira que tiene emocionado a García, que junto a su banda ha preparado un concierto con 27 canciones, que ofrecerán en un show que durará un poco más de 2 horas y media, donde el público disfrutará de tres partes sonoras, que van del pop al rock, pasando por temas antiguos, una parte acústica y un final donde el músico brinda homenaje al folclore chileno.

Antes de su llegada a la Región de Antofagasta, conversamos con el músico nortino, quien nos abrió su corazón y nos habló de lo que siente al volver al norte, de sus preocupaciones, sus mutaciones pero también de los temas sociales y de la música chilena.

Publicidad

Llegas triunfante, luego de ser reconocido por tus pares quienes te otorgaron 2 Altazor ¿Cuál es el significado de estos premios para ti?

Es bien importante, porque detrás de un premio también hay un equipo de gente que trabaja: productores, músicos, el sello, la gente de medios, en fin…pero sobre todo la historia que se va haciendo de la música chilena…que es lo que entendemos por música chilena porque Acuario era un disco difícil dentro de mi carrera, porque es mucho más electro pop que otros materiales, y pensé que tal vez no se podía entender o que se pudiera pensar que era solo una jugada comercial, y entonces el premio viene a ratificar también lo estético, lo artístico del material y eso me da mucho gusto, mucha alegría.

¿Y cuál es el momento de la música chilena?

Hay básicamente una generación nueva que se ha logrado catalizar de cierta manera, respetando las raíces del folclor y a grandes como Congreso, Patricio Mans, Intillimani, Los Jaivas…gente que valora y entiende la música. Esta nueva generación, donde se encuentra la Camila Moreno, Pedro Piedra, Gepe, Chinoy, Nano Stern, Fernando Milagros, Javiera Mena, son gente con distinto estilo pero que respeta sus raíces y les incorpora cosas nuevas con un lenguaje muy propio, y todos ellos nos han dejado muy bien en el extranjero, porque viajan muchísimo y le brindan un muy buen estado de salud a la música chilena.

¿Que sientes cuando piensas en volver al norte?

Yo me traje a la capital algo muy potente en mi corazón, me traje nuestro acervo andino, desértico y costero, puse esa energía, mis canciones, mis paisajes… y la gente lentamente lo fue comprendiendo, y en la medida que me han aceptado a mí, han aceptado esa parte del norte que uno puede decir, puede contar y reflejar. Me siento orgulloso cuando vuelvo, siento que estoy a disposición del público, de las bandas que se interesen por tener un contacto en la capital. Volver al norte es volver a la casa de uno, la comodidad que se siente es distinta, uno pisa la tierra con un sentido de pertenencia absoluta. Estando tanto tiempo en la capital y viajando, echo de menos mi terruño y volver siempre significa cargarse de energía, encontrarse con los amigos de la vida, familiares…tengo mucha gente repartida en el norte.

Los temas sociales son recurrentes en tu discurso y en tus canciones, ¿porqué?

Los temas sociales son parte de mi preocupación como ser humano, como ciudadano, es parte de mi preocupación natural de los tiempos que vivimos como país y esas preocupaciones se reflejan en mi obra. Yo trato de no ser abusivo, ni tampoco panfletario, de no aprovecharme de la sensibilidad de la gente, del movimiento, del pueblo, pero por suerte muchas de mis canciones estaban hechas antes de surgir el movimiento estudiantil y funcionaron con lo que tenían que ver, con poner en relevancia culturalmente la demanda de tantas cosas; salud, trabajo, las represas, la educación.
Ahora sí, yo me preocupo de no traicionar el arte por una idea forzada de lo que hay que decir, trato de ser lo más libre posible, mi preocupación es espontánea.

¿Que ha mutado en Manuel García en estos años lejos de su norte querido?

Aparte de las canas, tal vez la tranquilidad con que miro la vida hoy en día, ya no está esa ansia juvenil por centrar el mundo en uno, porque cuando uno es muy joven no se da cuenta que vive en esa especie de egoísmo. Me siento más abierto al mundo, me siento más confiado de mi pueblo, en mi país. Siento que soy una persona que ha recibido el cariño de las manos de su gente, de los trabajadores, de los obreros, el reconocimiento de mi tierra. Creo que lo que ha cambiado en mi es que tengo, en vez de recibir cosas, tengo mucho ánimo de entregar cosas, de dar cosas, de ayudar… y en la medida que voy volviéndome maduro ojalá uno pueda tener un pequeño consejo, una palabra, un apoyo, especialmente para la gente más joven.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here