Banco Santander se ve obligado a cambiar nombre en tarjeta bancaria de mujer trans

Desde el recinto se negaron en varias oportunidades a realizar el cambio, pese a que la involucrada había rectificado su partida de nacimiento. Además, funcionarios de la sucursal la habrían humillado tras indicar su nombre y sexo asignado al nacer frente a terceros.

Tras un recurso de protección presentado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), Banco Santander se vio obligado a cambiar el nombre de mujer trans en una tarjeta bancaria, luego de negarse en reiteradas ocasiones, pese a que la involucrada había rectificado legalmente su partida de nacimiento en febrero pasado.

La tarjeta en cuestión correspondía a un plan denominado Cuenta Life, y ante la solicitud de la clienta, funcionarios del recinto alegaron que la huella dactilar arrojaba solo el sexo y nombre asignado al nacer. Situación que fue dada a conocer frente a terceros, humillando a M.L.C.A.

RESPUESTA DEL BANCO

Publicidad

Los ministros de la Corte de Apelaciones en Santiago, Miguel Eduardo Vázquez, Elsa Barrientos y la abogada integrante Carolina Andrea Coppo, dieron una plazo de cinco días al banco para responder por lo ocurrido, pero éste insistió con justificar su negativa, además de indicar que la mujer tendría que ir a retirar el documento a la misma sucursal donde se desarrollaron los hechos.

Ante esto, el encargado de Derechos Humanos del Movilh, Ramón Gómez, señaló La respuesta del banco fue tan absurda como ilegal. Alegó que había encomendado a una empresa externa garantizar la identidad de las huellas y que M.L.C.A debía entonces corregir el problema con esa entidad, lo cual era ilegal y discriminatorio, pues todas las instituciones están obligadas a actualizar inmediatamente los datos de una persona que rectifica su partida de nacimiento”.

Asimismo, desde Santander indicaron “No era posible el retiro de la tarjeta solicitada debido a que la información contenida en su cédula de identidad no coincidía con la verificación de su huella digital“.

RECURSO DE PROTECCIÓN

En cuanto a la respuesta donde se indicó que la mujer tendría que volver para el retiro de su tarjeta a la misma sucursal bancaria, para ser atendida por el personal que le había dicho frente a clientes y terceros el nombre y sexo asignado al nacer, la abogada del Movilh, Mónica Arias, insistió ante el tribunal en que era obligación del Banco cambiar el nombre de la tarjeta, no de una empresa externa, y que en ningún caso la clienta podía tener contacto con el mismo personal que la había humillado.

Finalmente tras el recurso de protección presentado por Movilh el banco en cuestión se vio en la obligación de cambiar el nombre como se había solicitado, y enviar el documento al domicilio de la clienta. Ante esto, Gómez expresó “Esperamos que esto sea una lección para todas las instituciones que se niegan o entorpecen el cambio del nombre y sexo legal de personas trans que ya han rectificado su partida de nacimiento“.