#FREEBRITNEY: Jueza terminó formalmente la tutela del padre de Britney Spears

Desde 2008 el padre de la Princesa del Pop estaba a cargo de todos los bienes que ella generaba, además él tenía total poder sobre su vida personal, sin embargo eso llegó a su fin gracias a que, en una audiencia llevada a cabo en Los Ángeles, la jueza a cargo del caso terminó la relación legal entre Britney y su padre.

DDC

Durante el juicio que se sostuvo este 29 de septiembre, la jueza Brenda Penny terminó formalmente la tutela que Britney Spears mantenía con su padre Jamie Spears desde 2008, de esta forma se pone fin a la batalla que ha perdurado durante meses.

Desde 2008 el padre de la Princesa del Pop estaba a cargo de todos los bienes que ella generaba, además él tenía total poder sobre su vida personal, e incluso la de sus hijos, esto debido a que el equipo médico a cargo de su salud física y mental no a encontraban apta para manejar su dinero, carrera y vida en general.

Nunca se dió a conocer, públicamente, el diagnóstico de la cantante, sin embargo, cada vez que los medios de comunicación se dirigían a los doctores y les cuestionaban al respecto ellos respondían que era lo suficientemente grave como para que ella necesite un tutor legal.

Publicidad

Hace unos meses Britney emprendió una lucha legal en contra de su padre, para que este dejara de manejar su vida y le entregara el poder a ella o a otra persona, de hecho en junio de este año, con lagrimas en sus ojos la cantante le suplicó al juez el fin de su tutela, puesto que lo consideraba abusiva y humillante, además culpó a su padre de haber arruinado su vida y profesión como artista.

Es así como finalmente, después de mucho tiempo, en la audiencia la jueza le ordenó a Jamie Spears que dejara de ser el supervisor de su patrimonio, que está avaluado en unos 60 millones de dólares aproximadamente. A su vez, la autoridad designó a un nuevo tutor legal, John Zabel contador que eligió el equipo de abogados de Spears, el cual durará hasta el 31 de diciembre, no obstante pidió que en un plazo de 30 a 45 días se realice una nueva sesión para debatir la posibilidad de acabar con la tutela de Britney para siempre.