Protestas en Tokio por centrales nucleares

Alrededor de 17.500 personas han salido a protestar en Japón

Publicidad

Alrededor de 17.500 personas han salido este domingo a las calles de Tokio para manifestarse en contra de las centrales nucleares que operan en Japón y para exigir el cierre definitivo de la central Fukushima 1, causante del peor accidente nuclear civil en la historia de ese país.

Según informó la agencia local de noticias Kiodo, la primera de las manifestaciones, que se produjo en las inmediaciones de la estación de Koenji y que agrupó a casi 15.000 personas, fue convocada vía Twitter por comerciantes y ciudadanos que transitaban por el lugar.

Los manifestantes censuraron la actuación de la compañia Tokyo Electric Power (TEPCO), quien opera la central Fukushima 1, y exigieron el uso de energía alternativas.

“Es el momento de detener las centrales nucleares” señaló uno de los asistentes, quien acudió en compañía de sus hijos de 2 y 6 años, “haré todo lo que pueda por estos niños” añadió.

Hajime Matsumoto, otro de los manifestantes, destacó la importancia de las redes sociales en esta protesta, pues la convocatoria fue totalmente informal y sin el apoyo de ninguna gran organización.

Simultáneamente, en el barrio de Minato, en el parque Shiba, unas 2.500 personas se reunieron para exigir el cierre de la central de Hamaoka, ubicada en la prefectura de Shizuoka, donde los geólogos estiman que puede ser el epicentro de otro gran terremoto.

“Queremos que se cierre la central de Hamaoka […], y parar la campaña a favor de que se construyan más centrales nucleares por todas partes”, dijo el fotógrafo Gentaro Todaka.

Entretanto, el ministro de agricultura japonés, Michihiko Kano, visitó las zonas más afectadas por el sismo y posterior tsunami el pasado 11 de marzo para dialogar con los agricultores. Declaró que el gobierno va a asistir a los afectados, mientras que exigirá que la compañía Tokyo Electric Power (TEPCO) indemnice a los agricultores por un monto aún no cuantificado.

Por su parte, los pobladores de Sendai, capital de la prefectura de Miyagi, criticaron la gestión del gobierno, incluyendo la visita del primer ministro Naoto Kan.

El recorrido y diálogo con funcionarios y pobladores tras esa visita no ha dado resultados, debido a que falta acelerar la construcción de al menos 17 mil viviendas y la recuperación de la infraestuctura de la zona.