Detenido por desaparición de mujeres en Copiapó había sido condenado a 24 años de cárcel por violación pero estaba libre

La mañana del jueves la Policía detuvo a Hugo Pastén Espinoza, de 42 años, vinculado a la desaparición de dos jóvenes en Copiapó, Región de Atacama, y al crimen de una mujer trans, delitos por los que fue formalizado este viernes en medio de protestas de la comunidad.

Uno de los datos que ha causado mayor indignación en este caso, donde familias llevaban meses pidiendo mayor celeridad en las investigaciones, es que el sujeto que fue detenido ya había sido condenado anteriormente por dos robos con violación, hechos ocurridos en 2004 y por los cuales fue condenado a 24 años de cárcel. Sin embargo, el hombre se encontraba libre.

De acuerdo a lo informado por El Diario de Atacama, una de las principales pistas fue el llamado que realizó Catalina Álvarez a su madre la noche de su desaparición, cuando fue a tomar un colectivo para regresar a su casa y nunca más volvió.

Publicidad

Imágenes en cámaras de seguridad permitieron identificar el colectivo al que subió la joven. Así, se logró dar con el propietario, quien manifestó que durante esa noche el arrendatario del móvil le facilitó el vehículo a Pastén. Un hecho que alertó a los detectives, conociendo los antecedentes penales del sujeto.

Asimismo, Los peritajes en el auto fueron contundentes: restos de sangre pertenecientes a Catalina.

La línea investigativa arrojó Hugo Pastén tiene un nexo con la desaparición de Marina Cabrera, quien fue vista por última vez el 5 de febrero, cuando fue a dejar a su hijo a clases de verano. De acuerdo a su familia, se debía movilizar en colectivo.

Asimismo, se presume que el hombre habría participado en la muerte de Sussy Montalván el 17 de enero, una mujer trans conocida por la comunidad LGTB local que se dedicaba a la peluquería, a quien habría conocido mediante Tinder.