Sexo casual: El asesinato del compromiso

Los encuentros sin compromisos se hacen habituales

Optan por parejas inestables y encuentros esporádicos,muchas veces sin protección, arriesgando su salud física y emocional, sin tomar en cuentas las consecuencias que éste puede traer.

Los argumentos de las personas asiduas al sexo casual varían desde pensamientos de liberación sexual hasta resignación emocional. Es que hoy en día no se necesita estar completamente enamorado ni tener una pareja estable para un poquito de amor, basta un carrete, unas copas de más, un poco de actitud y para algunos un buen condón.

 Hasta hace unos pocos años atrás los llamados encuentros casuales eran exclusivos de personas que había recorrido un trecho de vida importante, hoy en día las cosas han cambiado, jóvenes de 17 años aseguran haber comenzado a experimentar encuentros de este tipo desde los dulces 15 años. Es el caso de S. P. , estudiante de 17 años. Para él, el sexo está presente en sus encuentros “casuales” pues asegura que con sus pololas hace el amor. Si se le da la oportunidad en una fiesta de estar con alguien, aunque no la conozca lo hará, siempre y cuando tenga condón,  pues afirmó que sin protección no se arriesga.

En la quinta encuesta nacional de la INJUV se observa un significativo 18,2% de casos de jóvenes cuya primera pareja sexual se inscribe en el contexto de un “encuentro sexual ocasional”. Esta ocasionalidad se caracteriza en los primeros encuentros sexuales de muchos jóvenes, los que registran mayoritariamente hombres con 28%, y mujeres sólo un 7,1% , los resultados no mostraron diferencias significativas en cuando edad o clase social.

Publicidad

L.S. de 26 años en cambio comentó que si bien es partidaria de los encuentros casuales, no debería ser en un carrete con cualquiera, si no más bien con alguien que ya ha visto un par de veces por lo menos,  que conozca de la universidad o el trabajo; esto para no tener problemas si es que tiene pololo y para, como ella misma dice, asegurarse que no este “contaminado”. “Mis amigas locas, se cuidan con preservativos y suelen decir como chiste, todavía estoy limpia.” Afirmó L.S.

Al  preguntarles de estos temas a jóvenes y adultos jóvenes las respuestas y temores que afloran son diferentes. En el caso de S.P. ser padre y  en el de L.S.  contraer alguna enfermedad de transmisión sexual. Podemos ver que hoy en día que a los jóvenes les preocupa mucho más el hecho de ser padres que su propia salud, hace un unos años el controvertido caso de “wena naty” puso en tapete el tema de la sexualidad en los jóvenes, éstos aseguraron que el sexo para ellos es rico y lo que les preocupa es ser padres, es por eso que utilizan el sexo oral y anal, como medida de protección, pero esto si bien los protege de ser padres antes de tiempo, no lo hace de las enfermedades de transmisión sexual.

La ginecóloga Marisol Gutiérrez afirma que pueden ocurrir infecciones perfectamente por el sexo oral, ya que puede haber un herpe, una herida a nivel de la mucosa bucal y por ahí puede ingresar el virus. La mucosa bucal y la mucosa vaginal son muy parecidas, y pueden aparecer las mismas lesiones, a demás hace notar su preocupación por el sexo anal, ya que para los jóvenes tiene una connotación negativa ya que lo ven como algo muy animal.

El 59,6% de los jóvenes dicen que para tener relaciones sexuales lo esencial es que los involucrados lo deseen, para un 44,1% de las mujeres debe existir amor, y solo el 39% usó algún método de prevención, en su primera relación sexual. Según la encuesta de sexualidad del Instituto Nacional de la Juventud.

Según la opinión del psicólogo Alejandro Proestakis todoesto es consecuencia del boom que vive la sexualidad producto de la invasión

Los “carretes” son los escenarios perfectos

masiva de los medios, en el ámbito erótico, la música que escuchan desde muy jóvenes, los bailes que aluden al acto sexual, y las propagandas y anuncios con alusiones sexuales. Es una cultura que ha confundido la libertad sexual con libertinaje, producto de la poca enseñanza y la mucha tergiversación de la sexualidad en si.  A los adultos jóvenes sólo les preocupa las enfermedades que pudiesen adquirir,  pero el sexo casual provoca otro daño importante: dificulta el hecho de entablar una relación madura y aplaza el formar una familia. “Me complica bastante más cuando te enamoraras de tu relación inmadura  es decir de tu pareja de sexo casual, y las conversaciones se tornan sólo en comunicarse si te has cuidado al estar con otros, lo considero una total estupidez en realidad, pero es lo que nos toca.” Comentó L.S.

Hoy en día los jóvenes, temen que sus libertades personales sean coartadas y ven el compromiso como una barrera para proyectarse a futuro, siendo la manera más simple y rápida de satisfacer sus necesidades afectivas con el sexo casual, muchas veces sin medir sus consecuencias futuras.