El acné: cuestión de adolescencia

la causa del acné e debe a que la secreción de las glándulas sebáceas de la piel obstruye los poros

El acné no es una enfermedad, es un padecimiento. El primer síntoma es el cambio de la pre- pubertad y pubertad, cuando las hormonas empiezan a elevarse, y comienzan a aparecer los caracteres del cambio. Se identifican en el rostro de manera acné en forma  de espinillas. No debemos ver el acné como un problema serio, pues a casi todos nos pasa o nos pasó en alguna etapa de nuestras vidas.

El inconveniente se origina desde que las personas ven y se sienten representadas por los estereotipos que hay en los medios televisivos, y especialmente en las personas  del mismo rango de edad- adolescencia, que suelen parecer perfectas, sin dificultades más que vivir en banalidades comerciales o de consumo en una sociedad llena de prejuicios y estereotipos que reniegan de las realidades.

¿Qué es lo perfecto y lo bonito?

Publicidad

El acné vulgar es una de los trastornos más frecuentes de la piel y afecta a casi el 85% de la población joven entre los 12 a 25 años.Es probable que venga en tu material  genético, o sea, una patología hereditaria, por la cual no tendrías porqué alarmarte o crucificarte más allá de los limites de tu integridad tanto mental como física.

Los “barros” o “furúnculos” se presentan  en el periodo de mayor cambio, por ejemplo, en  las  mujeres el peack del acné es a los  14 años– cursando primero medio- y en los hombres a los 16-cursando tercero medio.

Su presentación clínica no ofrece dificultades diagnósticas ni para el médico ni para el paciente, si el llegan a ser un verdadero problema para la vida cotidiana, debes acercarte a un médico para que trate el acné de raíz.  El acné tiene directa relación con otros problemas del ámbito psicosocial, como la depresión, ansiedad y aislamiento. El manejo exitoso del acné es, por lo tanto, de vital importancia para la práctica del médico y la familia.

“un día pensé en ir al colegio con una máscara, y así tapar toda mi cara. En ese tiempo me daba asco mirarme, sí el sólo ducharme era un suplicio. -¡Horrible!- en las mañanas despertaba con la cara llena de granos, después los reventaba y eso sí que era peor, porque no veía solución y ahí me deprimía más”, comento Cristian Valenzuela, estudiante universitario de 21 años.

Las lesiones del acné se desarrollan a partir de una estructura llamada unidad pilosebácea. La misma que hace notar la protuberancia en el área afectada. Los deportes y la comida sana ayudan a controlar o prevenir el acné. Para los jóvenes el acné siempre ha sido un problema, más social que de salud. Por el que dirán lo cubren, tapan, y en casos extremos solamente lo tratan.

La plástica belleza se ha sobrevalorado y es incoherente  en la realidad, dónde el espacio ficticio  de las imágenes y sónicos del mundo postmoderno nos engañan y adormecen. Por ejemplo ahora las mujeres son más lindas cuando tiene más traseros y pechos, antes mientras menos curvas y más huesos mejor, hoy creo que no es tan así, y es que el mayor problema no es el acné, sino los trastornos que pude ocasionar.

El doctor en dermatología Alberto Tejada, afirmá que “al exitir turbulencias en el proceso hormonal, con un desnivel en los andrógenos, se da origen a las condiciones para la formación de acné por el exceso de grasa en la piel.  Para evitar el acné debes lavar tu cara por lo menos dos o tres veces al día, eso impedirá o controlará lo que ya tienes y no puedes exagerar con los lavados, ni frotar con fuerza la toalla, ya que poder herirte la zona donde tienes  el poro inflamado.

Se recomienda usar bloqueadores que vengan etiquetados con la reseña “no comedogénico” o “no produce acné”, de ese modo no obstruirá los poros. Existen muchas lociones y cremas de venta libre, las que contienen ácido salicílico o peróxido de benzol, que ayudan a evitar el acné y al mismo tiempo lo alivian. Puedes probar estos productos para ver cuál funciona mejor, pero se invita a  contactarse con especialistas o dejar que los años digan cómo fue tu adolescencia.