Fotografían a Piñera paseando en playa de Cachagua sin usar mascarilla

Imágenes generan molestia de los ciudadanos en redes sociales, considerando que no es la primera vez que el Mandatario vulnera las mismas normas sanitarias por las cuales se multa a los ciudadanos en caso de no cumplirlas.

Polémica desatan en las redes sociales las fotografías que muestran al Presidente Sebastián Piñera paseando por la playa de Cachagua sin mascarilla, precisamente algo por lo cual el gobierno penaliza a los ciudadanos.

Las imágenes difundidas por The Clinic, muestran que el mandatario sacó selfies sin la correspondiente mascarilla.

Según indica el medio, Piñera se reía y sacaba fotos con las personas que lo reconocieron cerca de las 18:00 horas del sábado, mientras era acompañado por tres hombres, de los cuales dos son escoltas.

Publicidad

Durante su paseo por la playa se habría acercado a los salvavidas y habría solicitado sacarse fotos con uno de ellos, quien tendría síndrome de Down.

Según indica The Clinic, consultaron por las fotografías a la Presidencia, desde donde confirmaron la estadía del mandatario en Cachagua y el paseo por la playa.

Algunas de las fotos que se sacó el presidente se viralizaron en redes sociales, desde los mismos usuarios criticaron que no usaran mascarillas. Incluso una usuaria que posteó una de las imágenes, comentó que “se nos fue ponernos la mascarilla”. Posteriormente esta foto fue borrada desde la cuenta.

Cabe destacar que no es la primera polémica de este tipo que protagoniza el mandatario. También causó molestia en el país que se tomara fotografías en la Plaza Dignidad, epicentro de las protestas en el país, cuando esta se encontraba sin manifestantes debido a la pandemia y fuerte resguardo policial.

También fue fotografiado en una vinoteca en pleno peak del coronavirus sin utilizar permiso individual, como se le exige desde el gobierno a los ciudadanos.

Más grave fue el episodio donde participó en el funeral de su tío, Bernardino Piñera, quien falleció por Covid-19, junto a un gran número de personas e incluso levantó la tapa del ataud, situación muy distinta a la de los familiares de los miles de fallecidos por la enfermedad que no han podido ver a sus seres queridos, inhumados en ataúdes sellados y con bolsas.