Ya hay víctimas: Muertos en la frontera,”coyotes” y violaciones de viviendas deja crisis migratoria en el norte del país

Alcalde de Colchane asegura que están viviendo la peor crisis humanitaria de su historia, en una comuna de no más de 1.600 personas que solo en un día recibió el doble de personas en las calles. Mientras tanto, Canciller chileno Andrés Allamand sigue de vacaciones y desde el Gobierno minimizan la situación.

La ola migratoria de venezolanos ha sido un tema muy preocupante tanto para las autoridades como para los residentes de los sectores fronterizos durante las últimas jornadas, tras el fuerte incremento de migrantes que han llegado a la zona fronteriza y ciudades del norte de nuestro país.

La situación ya ha dejado víctimas fatales, luego de comprobarse la muerte de dos personas en el desierto, mientras intentaban ingresar al país en la localidad de Colchane. El primer cuerpo fue encontrado aproximadamente a 1.5 km hacia el lado norte del complejo de control fronterizo Colchane. Mientras, que el segundo fue hallado a 1 km de distancia en el lado sur del complejo cercano a Cerrito Prieto.

Los cuerpos corresponderían a Wladimir Godefroy Araujo (venezolano, 69 años) y  Elvia Tomasa Valencia Cuero (colombiana, 36 años). Se logró identificarlos debido a que entre sus pertenencias portaban sus cédulas de identidad. Durante la investigación, se dedujo que ambos habrían entrado ilegalmente ya que ninguno había sido inspeccionado por las autoridades fiscalizadoras chilenas.

Publicidad

Las hipótesis de ambos decesos señala que podría ser producto de hipotermia, debido a las bajas temperaturas del sector cordillerano. Un reporte entregado por equipos de salud, apunta que ambos poseían indicios de Covid-19.

La población regular de esa comuna fronteriza en la región de Tarapacá, es de 1.600 personas. Sin embargo, solo el lunes, la comuna tenía al doble transitando en las calles. Ese día, cerca de 1.600 inmigrantes ingresaron clandestinamente por el costado del paso fronterizo con Bolivia.

Tomas de casas

Por otro lado,  el alcalde de Colchane,Javier Garcia, habla incluso de que hay inmigrantes que han llegado a tomarse casas de los locales.

 “Lo triste de toda esta situación es que muchos habitantes de Colchane sufrieron apropiación de sus viviendas, y también en otras localidades hay viviendas tomadas por migrantes producto de la desesperación y del hambre, por supuesto”, indicó a Radio ADN, donde señaló también que el apoyo del Gobierno ha sido nulo, a pesar de que se los solicita desde marzo del año pasado.

Mediante las redes sociales una de las denunciantes, una mujer aymara pobladora de Colchane, acusa los malos tratos de venezolanos que ingresan a las casas. Ella cuenta que hay un descontento de los locatarios que sufren este hecho y hace el llamado a las autoridades de controlar esta situación. Además, apunta que hay una nula fiscalización a los venezolanos.

Entran sin permiso a la casa, entran y hacen lo que quieren ellos. Cuando yo vine les reclamé a ellos “sálganse de acá”, ellos hacen burla de eso. Ya nos tienen hartados ya, entran a la casa sin permiso hacen lo que ellos quieren“, expresó la mujer según consigna Bio Bio Chile.

COYOTES

La situación en la frontera se ha vuelto crítica y Contraloria autorizó a personal del Ejército para realizar labores en las zonas fronterizas. Asimismo, se licitarán aviones para enviar a estas personas a sus países de origen.

De acuerdo a la legislación actual, una persona que ingresa clandestinamente y desea regularizar su situación tiene que partir por hacer una autodenuncia. De esa forma, se abre un proceso que podría terminar en la expulsión. Pero quienes se someten al procedimiento pueden permanecer en Chile.

Esa es la oportunidad de negocio que han visto algunas empresas que se están dedicando al tráfico de personas. Aprovechando la esperanza de estas personas por un mejor porvenir, les ofrecen un servicio de acercamiento para llegar hasta Chile. Así es como individuos realizan este “coyotaje”, tal como sucede en la frontera de México con Estados Unidos. A cambio de dinero, sujetos actúan como verdaderos guías para grupos de personas que son llevadas cruzar la frontera de forma ilegal, para luego ser abandonadas a su suerte.

La ciudad de Cúcuta, frontera de Colombia con Venezuela, es uno de los puntos de origen de estos viajes. Se trata de la misma localidad donde en 2019 el Presidente Sebastián Piñera entregó ayuda humanitaria y ofreció las denominadas visas de responsabilidad democrática ofreciendo a Chile como destino para venezolanos.

El ministro del Interior, Rodrigo Delgado, prometió un viaje a la zona de Colchane. Asimismo, sostuvo este miércoles se una reunión con el intendente de Tarapacá, Miguel Ángel Quezada; el gobernador de Tamarugal, Natan Olivos Núñez -que asumió este miércoles luego de que su antecesor renunciara por un viaje a Miami-, y el jefe del Departamento de Extranjería, Álvaro Bellolio.

El canciller chileno, Andrés Allamand, también está de vacaciones, por lo cual se teme una nula coordinación entre los países de América Latina para contener la ola migratoria. En tanto, el Ministro de defensa subrogante, Alfonso Vargas, minimizó la situación.

“No confundamos algunas situaciones en las cuales los alcaldes que prontamente van a estar en campaña tengan la posibilidad de hacer noticia. Lo que ocurre en Colchane no es nada más y nada menos que lo que tenemos y está ocurriendo no solamente en Chile sino que en varios países que estamos cercanos”, indicó la autoridad.

“El problema no es solamente nuestro, en el mismo problema que está Bolivia, Perú y un poco más al norte y pensar que este es solo un tema del Gobierno y que el alcalde le cargue los dardos al Gobierno, esto no es tan fácil”, añadió.