Preocupación científica por alta toxicidad de las bombas lacrimógenes utilizadas por carabineros

Publicidad

Camión lanza gases utilizado por Carabineros para disparar bombas lacrimógenas en las protestas

Investigaciones científicas confirman que inhalar los gases de las bombas lacrimógenas, utilizadas por carabineros para dispersar las protestas en todo Chile, provocan daños irreparables a la salud de las personas, sobre todo en niños y en mujeres embarazadas.

A pesar de que en los países en que se fabrican estas bombas (Estados Unidos e Israel), los componentes tóxicos no son utilizados en sus propias protestas, las bombas utilizadas por Carabineros, son fabricadas exclusivamente para Chile, porque el uso de estos gases tóxicos está prohibido en la mayoría de los países del mundo.

Motivado por lo que vivió durante los años de la dictadura, en que los alumnos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile llegaban muy afectados luego de que la policía lanzara bombas lacrimógenas en los alrededores del establecimiento de educación superior, el doctor Andrei Tchernitchin, profesor de dicha facultad, comenzó a estudiar el efecto de los gases tóxicos en el organismo humano.

Hay antecedentes documentados de que los agentes químicos con que se fabrican las bombas lacrimógenas son abortivos. Además de producir graves daños a la salud, inciden negativamente en los aparatos reproductivos masculino y femenino“, afirmó el médico.

Durante la investigación se pidió a los alumnos que donaran sangre para estudiar algunos de sus parámetros hormonales, como el número de leucocitos eosinófilos, células de la sangre que juegan un importante papel en la defensa contra microorganismos y las alergias. “Esos leucocitos estaban desgranulándose con mucha velocidad, lo cual podía significar alteraciones de diverso tipo“, explica el médico.

Por otro lado, “hay la probabilidad de que las sustancias químicas de las bombas lacrimógenas afecten las funciones reproductivas, dañen al feto en el último trimestre del embarazo, y a los niños en los primeros años de vida, provocando efectos en la salud que pueden resultar irreversibles“, señala Andrei Tchernitchin. Sin embargo, “no son mortales, ni provocan enfermedades inmediatas, a menos que la persona inhale el gas bajo ciertas condiciones”, agrega.

Sin embargo, los efectos de los gases lacrimógenos no sólo se pueden percibir durante las marchas o protestas, sino que, según cuenta Jorge Barreno para el diario español ElMundo.es, “cuando uno camina por la Plaza Italia de la Ciudad Puerto, se siente una picazón intensa en la nariz que termina en una sesión incontrolada de estornudos. Son los restos de gas lacrimógeno que quedan esparcidos por el suelo urbano. Ha pasado un día desde que las fuerzas especiales de orden diseminaron a los manifestantes que protestaron en contra de la aprobación de HidroAysen […], sin embargo, el gas ‘pimienta’ aún se siente.”

La polémica se enciende después de que una estudiante de sociología de la Universidad de Concepción fuera cobárdemente golpeada en su rostro por un funcionario de Carabineros con una bomba lacrimógena, generándole daño ocular y una fractura facial que la mantiene internada en el Hospital Regional de Concepción, según informa el sitio web de la Federación de Estudiantes Universidad de Chile.