Operación Siglo XX: 35 años desde que el dictador Augusto Pinochet se salvó de la muerte

Mientras numerosas familias luchaban para sobrevivir en tiempos de dictadura, Augusto Pinochet, junto a parte de su familia, todos los fines de semana se trasladaba a su hogar en El Melocotón para descansar, sin embargo el 07 de septiembre de 1986 esto no se pudo concretar y se vio envuelto en una emboscada.

Esta semana, específicamente el martes 07 de septiembre, se cumplieron 35 años desde que ocurrió la denominada Operación siglo XX. Día en el que el dictador Augusto Pinochet se vio involucrado en un atentado, mientras regresaba desde su residencia en El Melocotón, ubicada a unos 40 mil kilómetros de Santiago, camino al Cajón del Maipo.

Inicio del atentado

Todo comenzó el 07 de septiembre de 1986, cuando Chile aún se estaba en dictadura. El país se encontraba en una crisis histórica, donde todos los de oposición, que contradecían al gobierno, sufrían las peores consecuencias. En esos años, pensar diferente era un delito, pues la democracia ya no existía. En este escenario, el frente patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) decidió atacar el vehículo blindado en el que se transportaba Pinochet, cuando éste volvía de su residencia de descanso.

Publicidad

En aquel ataque, hubieron cinco fallecimientos y 11 personas quedaron heridas, sin embargo, el objetivo principal del FPMR no fue finiquitado y Pinochet quedó con vida. Toda la operación, liderada por José Joaquín Valenzuela Levi, fue planeada desde 1980, pero a pesar de esto, solo años después, en 1986 se decidió llevar a cabo el ataque. Existen un par de informes que indican la presencia de entrenamiento militar, desde Cuba, en algunas de las personas que fueron parte del atentado, no obstante hay documentos que contradicen esta teoría.

En este punto, es necesario mencionar que quienes sabían de este plan, declaraban que 1986 sería un año clave y decisivo en la lucha contra la dictadura, pues esta ya había dañado mucho a las familias y personas del país, además de esto, y de otras causales que provocaron el atentado, hasta ese momento Pinochet se negaba rotundamente a entablar una conversación con el partido comunista.

Imagen obtenida de Radio Zero.

Mientras numerosas familias luchaban para sobrevivir en tiempos de dictadura, o que intentaban manejar el dolor por sus seres amados que eran llevados presos y/o eran asesinado, Augusto Pinochet, junto a parte de su familia, todos los fines de semana se trasladaba a su hogar en El Melocotón, ubicado camino a el Cajón del Maipo, para descansar, por miedo o pánico de un posible ataque, con el siempre se llevaba a un escolta para que lo protegiera.

Es por esta repetitiva actividad, que se decidió realizar el ataque en ese lugar y momento. La intención era asesinar a Pinochet, quien hasta ese año llevaba 13 años gobernando el país. Una de las razones más fuertes para tomar la decisión de realizar la emboscada, era terminar con la sangrienta y dolorosa dictadura militar, debido a que por culpa de esta, muchas familias quedaron incompletas, personas que incluso en la actualidad siguen esperando respuestas a la desaparición de sus seres queridos.

Como se mencionó anteriormente, no había un dialogo entre el gobierno militar y el partido comunista, no existía forma de poder llegar a un acuerdo y de alguna forma frenar las perdidas, asesinatos, desapariciones, angustia, etcétera. Quienes participaron del ataque vieron solo un camino, y este era acabar con la vida de quien era el principal responsable de todas las tragedias que vivían los ciudadanos en ese entonces.

Después de la Operación siglo XX

Vitalmente este fue un hecho que remeció a la población en esos años, incluso en la actualidad cuando se menciona este punto de la historia muchos se sorprenden, pues después de que ocurriera el atentado, por seis horas aproximadamente, todo el país pensó que Pinochet había muerto, sin embargo esto no era así, tiempo más tarde, en esa jornada, se pudo esclarecer la información y aclarar que el dictador seguía vivo.

Así también, el post atentado se vivió con mucha intensidad e incertidumbre, pues después de que todo ocurriera, inmediatamente se declaró estado de sitio en el país, y el personas de investigaciones junto a los del CNI protagonizaron una ardua carrera para capturar al responsable, si bien lograron incautó algunos de los vehículos, hasta ese momento solo habían identificado a Cesar Bunster, quien para ese entonces ya estaba fuera de Chile.

Como era de esperar, los agentes del CNI actuaron brutalmente, y en la noche de ese día asesinaron a cinco personas, uno de ellos fue el periodista José Carrasco. Con posterioridad, se siguió con la búsqueda de los responsables, mucho de ellos mayoritariamente cruzaron la frontera hacía Argentina por lugares clandestinos.

Finalmente, una parte de la población, quizás muy pequeña, creía que esto no había sido real, pensaban que era una farza pues les constaba entender como esto podría haber ocurrido, incluso denominaron este acontecimiento como La Cuesta Achupallas. Así es como en septiembre, no solo se celebra la independencia sino también se recuerdan todos estos hechos que marcaron la historia de Chile.