Papa Francisco recibe a Piñera en El Vaticano

Durante la reunión fueron tratados temas relacionados al cambio a la Constitución, temas de justicia social y promoción de los Derechos Humanos.

El papa Francisco recibió este jueves durante una hora en audiencia privada al presidente de Chile, Sebastián Piñera. Se trata del segundo encuentro de ambos en el Vaticano, dentro de la gira europea que sustancia el Mandatario.

Tras la reunión entre ambos, que tuvo lugar en el Palacio Pontificio, Piñera se entrevistó con el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, indicaron fuentes oficiales.

Piñera, que llegó al Vaticano acompañado por el canciller Andrés Allamand y el embajador de Chile ante la Santa Sede, Octavio Errázuriz, acudió después a los jardines vaticanos para visitar el lugar donde el pasado junio fue colocado el mosaico dedicado a la Virgen del Carmen.

Publicidad

En la reunión fueron tratados temas relacionados con el trabajo de la Convención Constitucional para remplazar la actual Constitución, heredada de la era del dictador Augusto Pinochet, la pandemia y situación de los Derechos Humanos, según un comunicado de la Santa Sede.

“Se habló de la situación interna del país, prestando especial atención al desarrollo socioeconómico, al proceso de reforma de la Constitución y a las relaciones con la Iglesia católica”, precisó la nota vaticana.

La visita del presidente coincide con el nombramiento la víspera por parte del papa Francisco del sacerdote chileno Andrés Ferrada Moreira como nuevo secretario de la Congregación para el Clero.

Ferrada fue una de las víctimas que denunció los abusos del influyente cura pederasta Fernando Karadima y en 2018 fue alojado unos días por el papa en el Vaticano como gesto de solidaridad.

El jefe de Estado chileno, que abandonará el poder en marzo del 2022, celebra una gira por Europa para impulsar la modernización de un acuerdo internacional para la prevención de futuras pandemias y apoya la agenda para combatir el cambio climático, temas que resultan entre las mayores preocupaciones del pontífice.

“Se manifestó el deseo de una colaboración serena, habida cuenta de la contribución que (la iglesia) ofrece al bien de toda la población en los ámbitos caritativo, educativo y social, especialmente en este período crítico de la pandemia”, destaca el comunicado de la Santa Sede.

“Las conversaciones también permitieron intercambiar puntos de vista sobre algunos temas relacionados con la actualidad internacional y regional y a la promoción de la paz y de los derechos humanos en el mundo“, concluye el comunicado.