Seremi de Economía de la región de Antofagasta indicó las consecuencias que traería la continua alza en el precio del dólar

Con una novena alza la moneda estadounidense alcanzó los $816, este miércoles 6 de octubre. Provocando cambios en el escenario político a nivel mundial como nacional, por lo que el Seremi de Economía llama a la ciudadanía a ahorrar para lograr un equilibrio en la economía del país.

Debido a las alzas presentadas por el dólar a nivel global y las caídas que ha llevado el cobre. José Raúl Godoy, jefe de análisis de XTB Latam, señaló para BiobioChile que, “la fragilidad ante el miedo de que la inflación se agrave”, por lo que se frenaría el crecimiento económico que se está alcanzado luego de la crisis sanitaria y que obligaría a los bancos a encrudecer sus políticas monetarias más rápido de lo previsto.

A raíz de esto, se le consultó al Seremi de Economía de la región de Antofagasta, Ronie Navarrete, sobre las consecuencias que las continuas alzas traerían al país y a la región, indicando que, “Nuestro país al ser una economía abierta, tiene un efecto mucho más directo con los precios de los bienes importados, lo cual, rápidamente se traduciría en mayores precios”.

Algunos de los principales servicios y productos afectadores con el alza en el precio del dólar, serían los precios de los combustibles y las carnes debido a la influencia en los precios internacionales.

Publicidad
Seremi de Economía de Antofagasta, Ronie Navarrete.

Alzas que repercutirán directamente en los bolsillos de cada persona. En los que el Seremi de Economía afirma que se estaría hablando de un aumento de los precios entre un 5% a un 10%.

Mientras tanto, otra consecuencia que traería, sería en los precios de los automóviles, las motocicletas y en los bienes de consumo durables.

Navarrete explicó que “si bien no se puede determinar cuánto va a afectar, ya que esta es una información propia que maneja cada una de las marcas. También, depende mucho de la relación que mantengan con sus fábricas y sus países de origen, por lo que cada país puede tener un cambio distinto. Pero sí va a afectar el precio de los vehículos y las motocicletas”.

Respecto a los bienes de consumo, señaló que uno de los más impactados siempre, es el retail, ya que, en su mayoría todos los bienes durables son importados.

Asimismo, agregó que, “el producto que se importa va a hacer mucho más caro, lo que va a redundar en un alza en los precios finales, y bueno, esta situación se suma a lo que estamos viviendo a nivel país y sus efectos va a ser traspasados, lamentablemente, al consumidor”.

Todo esto tendría una directa relación con “la mayor expresión inflacionaria que según los datos del INE, tal como conocimos en agosto, con el IPC (Índices de Precio al Consumo) que anotó un aumento mensual del 0,4%, acumulando un 3,2% durante el año y un 4,8% a 12 meses. Ahora, las expectativas de inflación que están contenidas en los precios financieros, también se han elevado y se ha iniciado, después de una escalada que sabes que viene desde julio, donde hubo un 0,8% registrado y que se vuelven a aumentar con todo este ruido que ha generado el 4to retiro de los fondos de pensiones y que también se van a aumentar con una escalada cambiaria, lo cual son factores que hoy día se están analizando de manera periódica”.

Con todo esto que podría ocurrir, se espera que con el aumento de los precios baje la demanda, “por lo que, un dólar que está sobre los $800 puede ser complejo ahora, si bien la demanda por bienes importados, hoy día, ya se está recuperando poco a poco, lo más probable que exista, por lo menos una contracción en lo que son todos los márgenes”.  

Con respecto a las medidas que se están tomando, explicó que se deben tener claro dos conceptos importantes: primero, que, si hay demasiado dinero circulando, la demanda, tanto de bienes y servicios será mucho mayor. Debido a la capacidad que el país tenga en su producción. Por este motivo, los precios tenderían al alza, ocurriendo lo que conocemos como inflación.

ARCHIVO

El otro concepto a tener en cuenta, tiene relación con que, si hay poco dinero circulando en el mercado, la gente no tendrá con qué comprar, por ende, las empresas tendrán dificultades para vender sus productos, por lo que los precios tenderán a disminuir para incentivar el consumo, fenómeno conocido como deflación.

El Seremi señala que se debe lograr el equilibro, entre el dinero que hay y la demanda que se tenga en el mercado, equilibro que será fundamental para el despeño que se tenga en la economía.

Actualmente, una de las medidas que el Banco Central ha adoptado es modificar su tasa de interés para lograr alcanzar este equilibrio.

“Si el Banco Central desea o necesita disminuir la cantidad de dinero en circulación, tiene que aumentar si o si la tasa de interés para que este aumento se transmita a todas las tasas de los préstamos de entidades financieras, así la gente se endeuda menos, compre menos, y también, prefiera ahorrar”.

Por lo que un crédito “va a ser mucho más costoso, por lo cual es factible que ya no se desee comprar y posiblemente ya no se va a querer solicitar un préstamo de consumo o un préstamo para la vivienda, vehículo, etc. Y por el otro lado, las empresas van a tener un costo más alto para poder financiarse por eso que se traducirá en una menor rentabilidad. De esta forma es que se detiene la tendencia a la inflación y todos los productos, que estén asociados al ahorro van a aumentar”, concluyó la autoridad regional.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here