No a Dominga y Cruz Grande: Destacadas científicas llaman a proteger el Archipiélago de Humboldt

Tras décadas de estudios en el lugar, se estima que el instalar "una carretera en medio de un hábitat crítico para especies con graves problemas de conservación", no sólo afectará el hábitat, sino también causará colisiones con las embarcaciones, impacto acústico, derrames de petróleo, destrucción de patrimonio y amenazas a la salud de las personas, entre otras problemáticas.

A través de una declaración pública emitida este martes 12 de octubre, un grupo de renombradas académicas realizaron el llamado a proteger de manera definitiva el Archipiélago de Humboldt, al considerar el espacio como un ecosistema de crucial importancia para el planeta, el que hoy se ve amenazado por el proyecto minero portuario Dominga y el puerto Cruz Grande.

ESPECIES ÚNICAS AMENAZADAS

Mediante el documento, la doctora en Oceanografía, Sussana Buchan; la doctora en biología y ecología aplicada, Claudia Fernández; y las doctoras en ciencias mención ecología y biología evolutiva, María José Pérez-Álvarez, Fernanda Salinas y Maritza Sepúlveda, destacaron que el área donde se espera desarrollar ambos proyectos se caracteriza por presentar uno de los más altos niveles de endemismo en el país, donde además habitan muchas especies amenazadas que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo.

Publicidad

Aseverando que “No hay medidas de compensación ni de mitigación que permitan que el sistema ecológico productivo y único del que estamos hablando pueda convivir con estos proyectos” afirmaron, destacando la gran cantidad de evidencia científica que no se consideró a la hora de evaluar los proyectos portuarios. “Con la información que tenemos, es un sinsentido y un atentado a nuestro propio bienestar como sociedad levantar iniciativas que destruyen este hábitat biodiverso“.

Asimismo, las profesionales llamaron a los tomadores de decisiones a escuchar sus voces, recalcando que las evidencias de lo mencionado son contundentes al señalar que “Debemos proteger este lugar, pensando en cuidar el presente y futuro de nuestra existencia en este planeta“, así como también sería “una contribución a la salud de los océanos en medio de una crisis climática que no podemos ignorar“.

PROTECCIÓN AL ARCHIPIÉLAGO DE HUMBOLDT

El grupo de mujeres dedicadas a la ciencia, según comentaron, tomaron como misión el relevar la información científica que las lleva a solicitar una protección real y permanente al Archipíelago, tal cual como se dio a conocer la iniciativa de Andes Iron a través de las revelaciones por el caso Pandora Papers.

El lugar, cuenta con una alta productividad biológica y una biodiversidad asociada que se distribuye a través del archipiélago, lo que le otorga una alta singularidad, que no se limita solo a la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt ni al de las Reservas Marinas Isla Chañaral e Isla Choros-Damas, sino que se distribuye en un sistema ecológico mayor, se explica. Considerando lobos marinos, ballenas y la única población de delfines nariz de botella residente a nivel nacional, junto a otras especies.

Considerado un tesoro biológico, alberga al menos 15 especies que son frecuentes de avistar, alguna de ellas dentro de la categoría de conservación de preocupación a nivel país y otras 10 especies de aves marinas que nidifican en el sector.

LUZ ROJA SOBRE LOS PROYECTOS

Ante lo descrito, los proyectos mencionados encienden todas las luces de alerta frente a la información científica que se ha recabado durante décadas en el Archipiélago Humboldt, poniendo una carretera en medio de un hábitat crítico para especies con graves problemas de conservación.

De esta manera, si se emplazan los megapuertos nacen las amenazas de choques entre las embarcaciones con los cetáceos e incluso aves buceadoras. Además, de considerar el fuerte impacto acústico que interferirán en el tráfico marítimo, generando estrés fisiológico, la pérdida de espacios de comunicación y la interrupción de actividades de alimentación, lo que, de aquí a 25 años, tendría un significativo impacto negativo en las poblaciones de la zona.

A lo que se suma, los daños que causarían derrames de petróleo asociados a estas empresas. Y no solo a nivel marino, sino que también a nivel terrestre se destruiría patrimonio arqueológico y paleontológico, generando a su vez, amenazas para la salud de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here