El “Negro” Piñera hacía negocios hasta con el sicario de La Quintrala

El Presidente Sebastián Piñera junto a su hermano Miguel

Una órden de embargo que no se llevó a efecto gracias a una abogada de Sebastián Piñera, amenazas de muerte contra el dueño de discotheque “Sala Murano”, vínculos con la financiera ilegal de un ex CNI e incluso negocios con el “asesino a sueldo” de María del Pilar “Quintrala” Pérez, develó una impactante investigación periodística que se sumergió en los turbios negocios del hermano del Presidente.

Un revelador reportaje realizado por el Centro de Investigación Periodística, Ciper Chile, constató que Miguel Piñera, más conocido como el “Negro” Piñera y hermano del Presidente de la república, entre varias otras conductas delictuales, realizó negocios nada menos que con José Ruz, el sicario de María del Pilar Pérez (Conocida como “La Quintrala”), actualmente condenado a cadena perpetua por el crimen de Diego Schmidt-Hebbel.

Este vínculo se gestó luego que el sicario, junto a unos familiares con quienes ostentaban una sociedad familiar propietaria de cafés con piernas, decidieran abrir una discoteca en La Florida, para lo cual tomaron contacto con Miguel Piñera para revivir en 2008 una nueva versión del Entrenegros, esta vez en el Mall Plaza Vespucio, según testificó en el juicio oral Marcos Silva Ruz, primo del sicario.

Sospechas sobre esta cercana relación ya existían en octubre del 2010, cuando durante el transcurso del juicio oral por la muerte de Diego Schmidt-Hebbel, el sicario José Ruz Rodríguez apareció en la audiencia vistiendo una polera con el emblema del Entrenegros, el Pub de Miguel Piñera. En la oportunidad Piñera fue consultado por Diario La Cuarta al respecto, sin embargo “El Negro” se mostró extrañado y adjudicó el hecho a la “casualidad”.

Publicidad

El artículo también revela otras conductas reñidas con la ley de parte del autor de “La luna llena”, entre ellas, la órden de embargo a su camioneta Nissan pathfinder, emitida en su contra por giro doloso de cheques durante el año 2003, que finalmente no se llevara a efecto gracias a la acción de la abogada Verónica Fernandez Omar, miembro del estudio jurídico Barros & Errázuriz, que ve los asuntos financieros del Presidente Sebastián Piñera, del que es fundador Fernando Barros, uno de los abogados que defendió en Londres al ex dictador Augusto Pinochet.

De esta manera, Piñera consiguió eludir el pago de lo adeudado en cotizaciones, sueldos e indemnizaciones, emanadas de las querellas de sus empleados en varias sucursales del pub.

El informe, arrojó además, que la administración de sus negocios era desastrosa y que según quedó consignado en una causa de la jueza Eleonora Domínguez, Miguel Piñera fue uno de los nombres que apareció vinculado a la financiera ilegal dirigida por el capitán de Ejército y ex agente de la CNI, Patricio Castro.

Finalmente, quedó en evidencia una causa en la Fiscalía Oriente, en la que el dueño discotheque “Sala Murano”, local vecino al Entrenegros de Las Condes, acusaba a Miguel Piñera de amenazas de muerte, luego de llamarle la atención por estar consumiendo alcohol traído desde otra discoteca, órden quedó archivada, luego que las partes llegaran a un acuerdo en el que prometieron absoluta reserva.

Contactado telefónicamente por Ciper para que entregara alguna respuesta sobre sus negocios, Miguel Piñera precisó que actualmente no tiene participación en locales. “De negocios sé re poco, compadre. Lo mío es la música, las relaciones públicas”, dijo.