El regalón de Pinochet será el reemplazante del ex candidato Golborne

Finalmente nunca fue posible y ni la cápsula Fenix pudo sacar del abismo la candidatura de Laurence Golborne, quien este lunes anunció su dimisión en la carrera presidencial, luego de los escándalos suscitados por su rol en los cobros unilaterales de Cencosud, donde fue gerente, que afectaron a más de 600 mil chilenos y sus participación en una sociedad creada en un paraíso fiscal.

“En este momento yo bajo mi candidatura a cualquier forma de postulación. Decidan en forma libre”. Esa fue la frase que marcó el fin de la candidatura del ex ministro de minería y obras públicas, Laurence Golborne, para luego dar paso a las declaraciones del presidente de la UDI, Patricio Melero, quien manifestó que el consejo general de la colectividad de derecha eligió a Pablo Longueira como su candidato presidencial.

Longueira inmediatamente agradeció el gesto e indicó que renunciaría a su cargo como Ministro de Economía, indicando que “es el mayor sacrificio” que ha hecho. “El país necesita que recorramos cada rincón de Chile, como hace 30 años atrás”, añadió.

“Regalón” de Pinochet

La designación de Pablo Longueira como candidato de la UDI generó inmediatas reacciones en el mundo político, donde se recuerda la entrevista que dio en febrero pasado la hija del fallecido general Augusto Pinochet, Lucía Pinochet Hiriart, quien consultado respecto a su relación con Longueira, manifestó que “era el regalón de mi papá, a muchos mi papá les financió su primera campaña electoral”.

Publicidad

Sin embargo, también aseguró que esta cercanía llegó a su término. “Él era bien cercano y dejó de serlo cuando mi papá dejó la comandancia en jefe, hace tiempo que ya no es cercano a nosotros”, aseguró.

Otra arista que también podría dificil para el candidato de la UDI, es el descrédito en que ha caído el Instituto Nacional de Estadística, dependiente del Ministerio de Economía que dirigió hasta su designación como candidato, por la posible manipulación de las cifras del Censo 2012, con el fin de presentarlo como “el mejor de la historia”.