Descubren rieles que usaba la dictadura para lanzar cadáveres al mar

Hallazgo se produjo a unos 870 kilómetros al norte de Santiago y se produjo gracias a la confesión de un militar que participó en las acciones y decidió dar a conocer los antecedentes antes de morir.

Un impactante hallazgo que trae al presente una vez más las atrocidades cometidas por la dictadura militar en el periodo más negro de la historia de Chile, quedó al descubierto este lunes,  cuando varios rieles que fueron utilizados para lanzar cadáveres de prisioneros políticos al mar y hacerlos desaparecer durante el régimen  de Augusto Pinochet, fueron hallados en las costas de Caldera, norte del país.

Según revelaron fuentes judiciales a la agencia EFE, los pedazos de metal fueron subidos hace unos días a la superficie, desde el fondo marino y su hallazgo fue posible gracias a que un militar que participó en esas acciones confesó antes de morir.

Publicidad

Hasta ahora, la identidad del militar se mantiene en reserva y los rieles, “menos de cinco”, según dijeron a Efe las fuentes, se encuentran en el Laboratorio de Criminalística de la Policía de Investigaciones (PDI), en Santiago, donde serán analizados para determinar si mantienen adheridos algunos elementos.

La búsqueda se mantiene en el área del hallazgo, por la posibilidad de que haya más piezas similares.

La diligencia se cumplió en el marco del juicio por los episodios de la llamada Caravana de la Muerte, a cargo de la jueza especial Patricia González, referido a una comitiva militar que a fines de 1973 recorrió Chile y dejó a su paso cerca de un centenar de presos políticos ejecutados en diversas ciudades.

El Mercurio, junto con la prensa de la época partidaria del régimen, intentó ocultar lo sucedido indicando que se trataba de un crimen pasional.
El Mercurio, junto con la prensa de la época partidaria del régimen, intentó ocultar lo sucedido indicando que se trataba de un crimen pasional.

Lanzados al mar

Este hallazgo confirma la realización de una práctica recurrente durante la dictadura. Lanzar a los opositores políticos al mar. El 9 de septiembre de 1976 el cuerpo de Marta Ugarte fue encontrado a la orilla de la playa La Ballena en Los Molles. La profesora, modista e integrante del Comité Central del Partido Comunista había sido detenida un mes antes por agentes de la DINA, para luego ser interrogada y torturada en Villa Grimaldi.

El hallazgo de su fracturado cuerpo semidesnudo, dentro de un saco amarrado a su cuello con un alambre, reveló una práctica sistemática de la dictadura, que pese a los esfuerzos de calificar como un “crimen pasional”, la prensa de la época no pudo ocultar.

El lanzamiento al mar de los cuerpos de detenidos desaparecidos fue llevado a cabo con frecuencia por agentes de la dictadura, con el objetivo de asegurarse de que los restos jamás serían encontrados.

El de Marta Ugarte es el único cuerpo de un ejecutado político de la dictadura que ha emergido del mar. No obstante, numerosos otros indicios siguen recordándonos esta práctica, a pocos meses de cumplirse 40 años del Golpe Militar.