Colapso del Hospital de Calama obliga a creación de mesa para buscar soluciones

mesasaludLa certeza que el nuevo hospital de Calama, cuyas obras están paralizadas, demorará al menos dos o tres años y la realidad de colapso que vive el actual recinto, obligaron a una convocatoria urgente a las autoridades de la zona, para estudiar soluciones.

A la cita del director del Hospital, doctor Jorge Castro y del Presidente del Capítulo Medico Provincial El Loa, doctor Enrique Castro, acudieron el gobernador provincial, Claudio Lagos, el alcalde Esteban Velásquez Núñez y los consejeros regionales de El Loa: Sandra Pastene, Luis Garrido y Salvador Barrientos.

En la ocasión se constituyó la “Mesa Comunal de Salud”, organismo amplio al que en los próximos días se sumaran otros actores relevantes de la comunidad calameña con la idea de hacer aportes a la mejora que requiere el actual Hospital Carlos Cisternas, cuya capacidad de funcionamiento se haya superada hace largo rato.

Publicidad

PRECARIEDAD

El propio director del recinto asistencial, doctor Jorge Castro, se refirió a la precariedad con la que funciona el establecimiento, que a juicio tanto de funcionarios como usuarios, se encuentra colapsado, puesto que se calculaba debió dejar de funcionar hace al menos un año, cuando tenía que entregarse las obras del nuevo establecimiento, cuyo término ha sido postergado por la quiebra del Consorcio que lo levantaba.

“Este hospital (Carlos Cisternas), requiere cirugía completa, pensando en el tiempo de espera que tendremos por el nuevo hospital”, enfatizó el doctor Jorge Castro, director del recinto de salud. Al tiempo que cifró en cerca de 10 mil millones de pesos la inversión que se requiere para superar las principales falencias del establecimiento, entre las que mencionó la deficiente infraestructura, puso al respecto el ejemplo de las calderas del hospital de las cuales una ya falló y podría ocurrir lo mismo con la segunda, pensando que tienen la misma vida útil. Son carencias del recinto hospitalario además los pabellones y la saturación de prácticamente todas las instalaciones, las que no se encuentran en condiciones de entregar buenas condiciones, ni a usuarios, ni a los propios funcionarios.

El director del hospital, aseguró que no obstante las deficientes condiciones de trabajo, el hospital calameño brinda la mejor atención posible, tal como lo corroboran cifras comparativas con otros establecimientos del país con características de complejidad y usuarios similares.

En tanto, el alcalde Esteban Velásquez se mostró optimista por la conformación de esta mesa de trabajo y aseguró que se debe trabajar con varios actores más de la comunidad loína, pero con propuestas concretas y plazos acotados.

El jefe comunal dijo que la Mesa Comunal debe ser una instancia amplia y propositiva, a la que se incorporen y aporten, no sólo la gobernación, la Municipalidad y el gobierno regional, si no además las empresas públicas y privadas de la zona.

El alcalde ahondó sobre la labor de la Mesa Comunal de Salud, la que a su juicio debe concluir rápidamente cuales son las urgencias, además de cómo, cuándo y cuánto aportará cada quién a las soluciones, para luego explorar otras instancias.

Esteban Velásquez, aprovechó de valorar el trabajo de los funcionarios del actual hospital Carlos Cisternas, de quienes dijo “les queda pequeño el concepto de vocación”, refiriéndose a las condiciones sub estándar en las que deben laborar.

La Mesa Comunal de Salud de Salud sesionará junto a más representantes de la comuna, el próximo 23 de abril en el Salón de Honor de la Municipalidad para dar a conocer montos de inversión necesarios y asumir compromisos concretos.