Estudiantes desestiman a Lavín como interlocutor válido y ahora van por Piñera

El Primer mandatario ha mantenido una actitud distante ante las movilizaciones sociales por la educación pública.

Durante el cónclave realizado durante este fin de semana por la Confech, los estudiantes reafirmaron su voluntad de seguir luchando por educación gratuita y además explicaron que no dialogarán con Lavín, ya que la crisis en la educación “no es problema de una persona, sino uno de Estado, un problema de gobierno”.

La Confederación de Estudiantes de Chile, desestimó al ministro Joaquín Lavín como interlocutor válido en el conflicto por una educación gratuita y anunció nuevas movilizaciones por la educación, que prometen seguir agudizando la crisis de popularidad que enfrenta el gobierno del Presidente Sebastián Piñera.

Ya no estamos en tiempo para esperar respuestas ambiguas y vagas de parte del ministerio de Educación. Queremos respuestas concretas de parte del Ejecutivo porque la movilización ya tiene dos meses y cada vez es más fuerte. Ya no somos sólo los estudiantes, sino los diferentes sectores sociales los que nos estamos movilizando”, señaló a Radio Universidad de Chile el Presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de la Frontera, Felipe Valdebenito.

Con esta determinación, los estudiantes buscan evidenciar que la crisis en la educación “no es un problema de una persona, sino uno de Estado, un problema de gobierno. Está gobernando una coalición en este momento y no sólo el ministro Joaquín Lavín”, expresó Ivan Nail, de la Universidad Austral.

Publicidad

Al respecto, el Presidente no ha dado señales positivas, ya que en declaraciones emitidas durante el fin de semana, el mandatario desestimó el diálogo con los estudiantes y además de criticar algunos hechos aislados producidos durante las movilizaciones, anunció un paquete de medidas en educación y transparencia, entre las que se incluye la ley de lobby, con el fin de frenar las protestas.

Este paquete de medidas anunciado por el gobierno, sin embargo, no da cuenta de la petición de una Superintendencia de Educación Superior, la que tendría capacidad fiscalizadora y no una subsecretaría, como han afirmado insistentemente desde el Consejo de Rectores.

Y mientras en el Ejecutivo afirman que se está “haciendo un esfuerzo para bajar la tasa de interés con aval del Estado”, los estudiantes han sido claros al señalar que el país está en condiciones de tener educación de calidad y gratuita como sucede en la varios países latinoamericanos.

Las últimas movilizaciones en Chile contaron con el apoyo de centenares de miles de ciudadanos en las calles y  han ampliado la dimensión de sus demandas, exigiendo desde una reforma tributaria que permita recaudar más impuestos de las grandes empresas, la renacionalización del cobre y también una Asamblea Constituyente que ponga fin a la Carta Magna heredada de la dictadura.