Colegio de Periodistas expulsa al dueño de “El Mercurio” Agustín Edwards

Los sustentos de la presentación fueron su rol como periodista y director de un medio en el marco de la conspiración, con recursos de Estados Unidos, para derrocar al Presidente Salvador Allende y en el montaje para legitimar la tortura de dos jóvenes durante la visita del Papa Juan Pablo II. 

Agustín Edwards

Durante la mañana de este martes, el Tribunal Regional de Ética y Disciplina del Consejo Metropolitano del Colegio de Periodistas de Chile informó formalmente a la mesa directiva nacional su decisión de acoger el requerimiento que un grupo de colegiados, con el patrocinio del abogado Luis Cuello, presentó en noviembre de 2014 solicitando la expulsión del dueño de El Mercurio, Agustín Edwards Eastman.

Publicidad

La decisión, calificada de “histórica” por la presidenta de la orden Javiera Olivares, se sustenta en el desempeño que Edwards tuvo a principios de los años 70 como periodista y dueño de El Mercurio, figura bajo la cual recibió fondos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos con el fin de desestabilizar mediante operaciones comunicacionales al gobierno de Salvador Allende Gossens.  Sus acciones propiciaron el golpe de Estado que las Fuerzas Armadas llevaron a cabo el 11 de septiembre de 1973.

A estos hechos se agregó su rol en abril de 1987 como director del mismo medio a raíz de la visita del Papa Juan Pablo II, ocasión en que El Mercurio se prestó para un montaje de los organismos de seguridad del Estado para legitimar la detención y posterior tortura de  Iván Barra Stuckrath y Jorge Jaña Obregón.  El mecanismo fue publicar sus fotografías bajo el título “Identificados violentistas del PC en el Parque O’Higgins”, en complicidad con el gobierno de la época.

Esto es un paso muy importante para nuestro colegio.  Indica que a estas alturas de nuestra democracia un organismo colegiado como el nuestro, que defiende la democracia, no está dispuesto a tener integrantes que hayan cometido actos con los cuales se hicieron cómplices de momentos tan oscuros para Chile.  De tortura, detención y de muerte” expresó Olivares al comunicar la decisión.

En este sentido, indicó que la medida “tiene relación sin duda con el rol que cumplió un medio de comunicación que silenció atentados a los derechos humanos en momentos de dictadura, donde se asesinó, torturó y se desapareció gente.  Que eso sea sancionado e implique la expulsión de un colegiado creemos que verdaderamente es un hito histórico para nuestra democracia”.

La presentación en contra de Agustín Edwards fue realizada por diversos colegiados, quienes además integran la mesa directiva nacional: la presidenta Javiera Olivares, el primer vicepresidente Patricio Martínez, el segundo vicepresidente Patricio Segura, el tesorero Igor Mora, la secretaria general Vanessa Sabioncello, la consejera nacional Evelyn Miller y el colegiado Marco Gallardo.  A ellos se sumaron la presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos Alicia Lira Matus y la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos Lorena Pizarro.

A partir del momento de su notificación, Agustín Edwards tiene 10 días para apelar ante el Tribunal Nacional de Ética y Disciplina, cuya resolución podrá ser apelada ante la Corte de Apelaciones respectiva.  Sin embargo, en general en dicha instancia se han confirmado las decisiones definitivas adoptadas por el Colegio de Periodistas .

[box type=”info” ] MONOPOLIO REGIONAL

Agustín Edwards, es también el propietario de todos los diarios impresos que circulan en la región de Antofagasta, que constituyen un monopolio integrado por las versiones de Antofagasta y Calama de “El Mercurio”, así como también las ediciones de “La Estrella” en Antofagasta, Calama y Tocopilla.

Este monopolio de la prensa regional es además subsidiado por las diferentes instituciones del gobierno regional mediante la publicación de avisos y publicidad, por una cantidad aproximada de 1,5 millones de dólares anuales, los cuales se entregan mediante la contratación de estos servicios en forma exclusiva a la empresa de Edwards, en desmedro de otros medios de prensa regionales e independientes, impresos o digitales.

Es esta situación la que refuerza la situación de monopolio de los medios de prensa a nivel regional, e impide la llegada de otros actores al mercado de los diarios en papel, que puedan contribuir con su sola existencia a la necesaria pluralidad de voces y líneas editoriales en la prensa, característica básica de toda sociedad democrática.

[/box]