Gobierno radicaliza postura y rechaza condiciones para el diálogo con los estudiantes

El ministro de Educación, Felipe Bulnes, respondió negativamente este jueves a las condiciones que la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) y el Colegio de Profesores establecieron para iniciar un eventual diálogo con el Ejecutivo.

De los cuatro requerimientos solicitados por los estudiantes, solo uno fue finalmente aceptado por el ministro. Se trata de transparentar el debate por la educación, aunque se niega a la posibilidad de que sea transmitido por televisión.

En tanto, el gobierno se negó a realizar una readecuación del calendario escolar en atención a los créditos y becas, colocando en riesgo los beneficios de miles de estudiantes a nivel nacional, hecho que ha sido calificado por los estudiantes como una medida de presión para debilitar el movimiento.

Publicidad

Sobre las actividades académicas universitarias, el secretario de Estado insistió en que el primer semestre debe finalizarse, a más tardar, el 7 de octubre para comenzar el segundo el 10 y cumplir con las 16 semanas reglamentarias para acceder a los beneficios.

Bulnes también se negó a la posibilidad de congelar la tramitación de los proyectos de ley que se están analizando en el Congreso, que alejan la posibilidad de una educación gratuita y en cambio buscan una renegociación de la deuda de los morosos y la rebaja al 2 por ciento del Crédito con Aval del Estado.

Bulnes vuelve a hablar de “intransigencias”

No obstante con esto se aleja la posibilidad de diálogo, el secretario de estado señaló que como gobierno “ratificamos una vez más nuestra total voluntad, nuestra total apertura, y solo esperamos que ese ánimo también esté por el lado de los estudiantes y que no prime en esto ni las intransigencias, ni las exigencias, ni las imposiciones que estamos convencidos no es el camino para empezar a construir estas soluciones para producir reformas estructurales en el ámbito educacional”.

Bulnes llamó a los “estudiantes secundarios, los estudiantes universitarios y a los directivos del Colegio de Profesores, a trabajar desde mañana mismo, porque los plazos están corriendo y es fundamental normalizar las actividades académicas cuanto antes y decirles que por nuestra parte van a contar con toda la disposición, con la mejor voluntad de desarrollar un diálogo franco”.

Respecto a terminar con el financiamiento a instituciones que lucran con la Educación, Bulnes se comprometió a presentar otro proyecto, relativo a la Superintendencia de Educación Superior en los primeros días de octubre, entidad que se dedicará a “fiscalizar que las universidades estén constituidas y funcionen como corporaciones sin fines de lucro”.