Bulnes amenaza diciendo que 70 mil escolares deberán repetir el año

Ministro de Educación Felipe Bulnes

El gobierno nuevamente arremete contra el movimiento social y estudiantil amenazando a los estudiantes secundarios que no adhirieron al polémico plan “salvemos el año escolar”, impulsado por el MINEDUC, de perder definitivamente el año académico y tener que repetir de curso.

El ministro a cargo de la cartera de educación, Felipe Bulnes, confirmó el día de ayer, que cerca de 70 mil escolares corren el riesgo de repetir el año por no adherir al plan antes mencionado. Señaló, además, que “depende de la cantidad de días que queden y desde cuándo se han sumando los establecimientos a las movilizaciones, pero lo cierto es que un número importante efectivamente ya perdió el año”, comentó.

Según cifras que maneja el propio ministro, la cantidad de escolares que deberán repetir de curso corresponde al 2% del total de la matrícula escolar.

Publicidad

En tanto, el cuestionado alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett, quien respaldó la medida proveniente de la cartera de educación, aseguró que el 50% de los alumnos de su comuna, que son cerca de 11 mil, van a repetir el año.

En Antofagasta, sin embargo, el plan impulsado por Bulnes, y apoyado por Marcela Hernando, alcaldesa de la comuna, obtuvo una baja adhsión, logrando solo un 20% de inscritos, lo que equivale a poco más de 3 mil estudiantes, por lo que son cerca de 14 mil los alumnos que deberán repetir el año.

Por su parte, Pedro Sabbat, alcalde de Ñuñoa, quien ha sido un acérrimo defensor de los desalojos violentos de los establecimientos en toma, descartó que los directores de los colegios de dicha comuna dupliquen las notas del primer semestre para que los estudiantes puedan aprobar el curso y se refirió en duras palabras a los estudiantes movilizados diciendo que “el que repite, repite”, lo que demuestra su poca preocupación por una de las principales obligaciones del Estado que es garantizar la educación.

Sin embargo, expertos consultados por este medio coinciden en que una reprobación de alumnos tan grande como la que pretende el ejecutivo se haría insostenible, pues, entre otros problemas, no habría lugar para impartir clases a toda la masa de estudiantes que repetirían de curso más los que pasaron de cursos inferiores. Lo mismo ocurriría en las universidades, las cuales en los primeros años de sus carreras obtendrían niveles bajísimos de matrícula, situación que las haría insostenibles. Por lo que las aseveraciones del ministro Bulnes en ese sentido no pasarían a ser más que simples amenazas para quitarle fuerza al movimiento.