La notable respuesta de Felipe Berríos a lobbista de la UDI

"La clase alta, la elite chilena, se alimenta de lo que lee en El Mercurio, en La Segunda. Pero el país es mucho más amplio que eso", dijo el jesuita criticando el clasismo en duro debate con el rector de la Universidad Adolfo Ibañez.

Captura de pantalla 2015-10-28 a las 3.12.39

En un encuentro celebrado en el Centro Corpartes, propiedad del empresario Alvaro Saieh, con motivo de los 20 años de radio Duna y al que asistieron importantes personalidades del acontecer nacional, participaron en uno de los paneles organizados el sacerdote Felipe Berríos junto al rector de la Universidad Adolfo Ibáñez, Andrés Benítez.

El tema en la segunda ronda de este encuentro “Solidarios o solitarios”  (antes participaron el rector de la UDP, Carlos Peña, junto al ex ministro y director del CEP, Harald Beyer) fue el clasismo que se percibe en la sociedad chilena.

Publicidad

Al momento de las preguntas, el abogado Gonzalo Cordero estaba entre los presentes en el público que incluyó a otras personalidades, preguntó al sacerdote Berríos ¿No cree usted que hay un temor, un riesgo, cuando personas como usted que son sacerdotes incursionan en política tan activamente como lo hace ud?.

Cordero es un histórico militante UDI aunque su campo de acción más que en el partido (el 23 de octubre participó en un seminario para la juventud de la colectividad) ha sido en el sector privado de la comunicación estratégica, el lobby y los “asuntos públicos” desde la agencia Azerta fundada por Cristina Bitar.  Cordero contextualizó su pregunta contando que provenía de una familia modesta de la Cuarta Región, pero que a pesar del entorno aparentemente clasista había logrado estudiar y conseguir un buen pasar.

Berríos comenzó respondiendo que “una cosa es la política y otra es la política partidista. A Jesús lo mataron políticamente. Los judíos no podían aplicar la pena de muerte, el juicio religioso lo transformaron en un juicio político. ¿Que es lo que es del César y qué es lo que es de Dios?“.

En ese momento Cordero intervino, para precisar “le complemento mi pregunta diciéndole que yo percibo que usted participa en política partidista, vale decir que usted participa no desde un partido político, pero si desde una visión ideológica, a eso me refiero“, enfatizó.

El sacerdote entonces contestó. “Qué bueno saberlo. Creo que no podemos estar sin ideología. Decir que uno no tiene ideología ya es una ideología. Uno puede prescindir del fútbol pero no de la política. Nosotros tenemos los casos en que hemos echado a perder la política y mira lo que pasa en Venezuela o en otros lados. Ahora, mi pasión no es la política. Mi pasión es el evangelio. El evangelio es una visión de la sociedad también. Pero quisiera hablar de lo otro. Cuidado con confundir que uno, socioeconómicamente, o intelectualmente haya surgido en una sociedad con el clasismo. Son dos cosas distintas“, precisó.

Berríos citó un ejemplo para explicar lo que entendía como clasismo. “Te pongo el caso de [Leonardo] Farkas. ¿Por qué la elite chilena  se rie de Farkas? Tiene plata, es exitoso, es generoso. Pero no es de la ‘clase’ ¿o no? ahi tienes un ejemplo clarísimo. Si no nos damos cuenta (…) La clase alta, la elite chilena, se alimenta de lo que lee en El Mercurio, en La Segunda. Pero el país es mucho  más amplio que eso. Y te digo, es terrible sentirte extranjero en tu propio país“, dijo.

Y en la misma línea agregó “Yo he entrado con personas de la población al Metro. A mi no me vigilan el guardia. Pero a los demás porque son más morenos, el guardia los vigila. Eso es lo que estoy diciendo, no estoy haciendo una cuestión política, que voten por este… estoy diciendo que existe el clasismo en Chile y que no eche a perder los sistemas representativos, no eche a perder la meritocracia en las empresas, no eche a perder un país más cohesionado, porque está metida esta cuestión“, dijo.

Fuente: El Mostrador