Piñera envía proyecto de ley contra las manifestaciones sociales y las tomas

Fotografía gentileza de El Ciudadano (Creative Commons)

Iniciativa fue presentada como una herramienta para combatir la delincuencia, pero también coarta a quienes se manifiestan de forma pacífica, por ejemplo en las marchas, considerando como agravante de las detenciones -justificadas o no- el haber ocupado un recinto público o alterar el tránsito.

El Gobierno chileno, encabezado por el Presidente Sebastián Piñera, hizo evidente su molestia por las manifestaciones ciudadanas que se han multiplicado en los últimos meses y envió al congreso un proyecto de ley que busca sancionar las tomas de establecimientos y la ocupación de calles en las marchas.

Acompañado del Ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, el mandatario colocó su firma al proyecto, con un discurso que apuntó contra la delincuencia y colocó énfasis en los destrozos aislados que producen algunos grupos minoritarios de personas.

“Ya no va a ser gratis atentar contra el orden público, ya no va a ser solamente un control de identidad y al día siguiente todo sigue igual. El que atente contra el orden público, contra Carabineros y la policía de Investigaciones, contra la tranquilidad de los ciudadanos, la propiedad pública y privada, se va a encontrar con una legislación dura, firme, que va a imponer los castigos que corresponden”, dijo el Mandatario.

Publicidad

Sanciones contra quienes expresan su opinión pacíficamente

No obstante, el proyecto de ley amplía estas restricciones no solo a quienes atenten al órden público y realicen saqueos, sino que también en contra de  la mayoría que manifiesta de manera pacífica por causas sociales, considerando como agravantes para usar contra quienes resulten detenidos, incluso si se trata de detenciones por error como las que han afectado a algunos ciudadanos y medios de prensa, el “alterar la libre circulación de las personas” en las calles o el “invadir u ocupar inmuebles“, aludiendo de este modo a las marchas por la educación y las tomas de colegios y universidades.

A nivel local, Antofagasta ha sido ejemplo a nivel nacional mediante la realización de auténticos carnavales que concitan el apoyo ciudadano, los cuales se han llevado a cabo ocupando arterias importantes de la capital regional. Sin embargo, estos actos culturales ahora podrían ser interpretados como causal de detención y agravante, en caso de que sea aprobado el proyecto.

Iniciativa generó opiniones encontradas

Esta iniciativa del ejecutivo fue apoyada con fuerza por políticos de la derecha más conservadora, quienes además realizaron un llamado a la Concertación para que apruebe el proyecto.

“(La iniciativa del Presidente) pretende parar este espiral de violencia, utilizado por el lumpen, el anarquismo a través de los saqueos, el caos, las barricadas, la destrucción de la propiedad pública y privada”, dijo Ivan Moreira (UDI).

En tanto,la diputada del opositor Partido por La Democracia y miembro en la Cámara Baja de la comisión de Educación, María Antonieta Saa, consideró que se trata de una torpeza de La Moneda en la antesala de una mesa de diálogo con los estudiantes.

De igual modo el diputado del Partido Comunista, Hugo Gutierrez,opinó que reprimir y criminalizar no es la manera de dialogar ni es el camino en medio del actual conflicto.