“Estamos cerca de un punto sin retorno”: Greenpeace revela hallazgo de plástico en el punto más profundo del océano

Este martes Greenpeace realizó un duro llamado a la industria generadora de plástico, luego de que la ONG anunciara el hallazgo de restos de bolsas de plástico en el lugar más más inhóspito del planeta: en lo más recóndito del océano, a casi 11.000 metros de profundidad. “Estamos llegando a un punto de no retorno”, manifestó la ONG, alertando sobre las reveladoras cifras científicas que fijan entre 17 a 335 los objetos plásticos que se encuentran por cada kilómetro cuadrado del fondo marino.

Greenpeace manifestó que ésta evidencia revela mucho sobre el daño que está provocando la industria del plástico para el medioambiente. En esa línea, la ONG valoró las medidas que buscan avanzar en la regulación del uso del material, como el proyecto de ley que prohibirá el uso de bolsas plásticas en todo el país y que actualmente está en discusión en el Senado.

El descubrimiento encendió las alarmas respecto del futuro de los mares y los devastadores efectos en la vida marina. Todo esto, en medio del debate legislativo en Chile respecto de la prohibición de bolsas plásticas a nivel país. “Debemos apurar esta normativa, puesto que el tiempo para nuestros océanos se está agotando. Es evidente que la seriedad y urgencia del asunto implica un cambio cultural importante para los chilenos, pero debe comenzar lo antes posible, si es que queremos salvar los mares”, señaló la coordinadora y vocera de la Campaña Antiplásticos de Greenpeace, Soledad Acuña

Publicidad

Si bien la indicación sustitutiva que incorporó el Ejecutivo amplía la norma a todo el territorio nacional, la ONG calificó de insuficiente la medida ante el profundo efecto devastador que ha generado décadas de abuso en el uso de plásticos. En ese contexto, la ONG exigió a grandes empresas como Nestlé, Procter & Gamble, Coca-Cola, McDonalds, Unilever, Starbucks y Pepsico a que implementen con urgencia estrategias para reducir la contaminación plástica en sus empaques.

“Que se haya confirmado la presencia de plástico en el punto más profundo de nuestros océanos revela que el tema requiere una solución urgente. Existe una responsabilidad corporativa que no se puede eludir y, aunque entendemos que la ciudadanía tendrá que adaptarse al cambio de ir a comprar sin bolsas plásticas cuando la norma entre en vigencia, necesitamos que la industria comience a liderar el cambio e implemente a la brevedad estrategias innovadoras para no seguir elaborando este material que ha terminado por invadir nuestros mares”, señaló Soledad Acuña.

La representante de Greenpeace lanzó también una propuesta para evaluar: “¿Qué pasaría si se les aplica un impuesto a las cadenas de comida rápida por el peso a los materiales desechables emitidos? Probablemente todas tendrían que pagar por sobre exceso de basura y eso los obligaría a adoptar nuevas políticas de reciclaje”.

Investigaciones de Greenpeace han registrado que la producción mundial de residuos plásticos ha crecido dramáticamente en los últimos años. Entre 2002 y 2013, la producción global anual de plásticos aumentó casi un 50%, pasando de 204 millones de toneladas a 299 millones. Se espera que la producción mundial de plásticos llegue a 500 millones de toneladas en 2020.