“La reforma tributaria sólo cubre el 10% de los requerimientos en educación”

El Presidente realizó su anuncio mediante cadena nacional.

Fuertes críticas generó la reforma tributaria anunciada por el Gobierno para financiar los gastos en educación. Si bien, los expertos apuntan a que esto puede abrir la puerta a modificaciones más profundas, subrayaron que no alcanza para costear los cambios necesarios. Pero además, precisaron que se sigue beneficiando a los sectores de mayores ingresos, en desmedro de los menos acaudalados.

Loreto Soto

Como insuficiente calificaron economistas la propuesta de Reforma Tributaria realizada por el Presidente Sebastián Piñera este jueves por cadena nacional, que pretende recaudar entre 700 y 1000 millones de dólares que se destinarán íntegramente a modificaciones en el ámbito educacional.

Según indicó a Radio Universidad de Chile el doctor en Ciencias Económicas y director del programa económico de la Fundación Chile 21, Eugenio Rivera, es necesario aumentar no en 75 mil sino en 750 mil los cupos para la enseñanza pre escolar, ámbito que por sí solo requería mil 200 millones de dólares.

Publicidad

Además, la duplicación de la subvención escolar directa y la gratuidad para la clase media en establecimientos municipales y subvencionados requeriría de 6 mil millones más, por lo que el experto afirmó que los anuncios del gobierno sólo cubren una mínima parte de los requerimientos.
“Eso suma 7 mil millones. Por lo tanto, la propuesta del Presidente es sólo un 10 por ciento de los requerimientos y, en ese sentido, el esfuerzo que hace el Gobierno en este tema es absolutamente insuficiente”, dijo.

Respecto de la rebaja en los tributos a las personas, Rivera sostuvo que esta reforma beneficiaría una vez más a los sectores de mayores ingresos, ya que la mayoría de los chilenos ya está exenta de estos gravámenes.

“En lugar de arreglar este sistema tributario tan injusto propone reducir las tasas marginales del impuesto de segunda categoría a las personas, pero favorecerá más o menos al 12 por ciento de la población más rica porque el 88 por ciento de los chilenos, es decir los pobres y la clase media, ya están exentos. Todas las personas que hoy ganan 530 mil pesos no pagan impuestos, entonces no se les baja ningún puesto. Esta reforma tributaria nuevamente favorecerá a los sectores de mayores ingresos”, precisó.

Por su parte, el director del Centro Internacional de Globalización y Desarrollo, Andrés Solimano, indicó en conversación con Radio Universidad de Chile que si bien el incremento a la tributación de las empresas apunta en la línea correcta, el alza podría haber sido aún más alta.

“Si bien se sube un poco el impuesto a las empresas, lo deja todavía bajo. Si fuera más cercano al 25 por ciento, creo que sería mejor que dejarlo en 20. De esta forma, recaudaría el fisco recaudaría más y no afectaría a la inversión. Yo creo que nos vamos a quedar cortos y que esto también, al igual que otras reformas, como en educación abren la necesidad de transformaciones más profundas. Es un primer paso”, explicó el doctor en Economía.

En la misma línea, el decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, Manuel Agosín, comentó que dentro de las medidas anunciadas, la única que podría tener un efecto relevante en la recaudación es el impuesto a las empresas, pero advirtió que en los términos en que está propuesto ni si quiera alcanza para cubrir las reformas propuestas por el Ejecutivo.

El académico manifestó que es necesario hacer una reforma de verdad apuntando hacia las utilidades totales de las compañías.

La propuesta de La Moneda

Tal como había trascendido, la base de los cambios tributarios está dada por un incremento a los tributos de las utilidades de las empresas de un 17 a un 20 por ciento. Por otro lado, contempla una rebaja al impuesto a la renta, que fluctuará entre el 10 y el 15 por ciento, cuyo tope beneficiará a los sectores de menores ingresos y además de un descuento del 50 por ciento de los gastos que  la clase media efectúe en la educación de sus hijos.

También se disminuirá el impuesto a los timbres y estampillas de los créditos de un 0,6 a un 0,2 por ciento, lo que según Piñera, ayudará a 2,8  millones de personas y a 390 mil pequeñas y medianas empresas. A eso se suman medidas en contra de la elusión – que no fueron especificadas –  y un aumento al gravamen para los alcoholes.

Por último, se anunció un impuesto variable a los combustibles que operará de forma inversa a los precios del petróleo, es decir, mientras más alto esté el valor de los hidrocarburos, el tributo será más bajo y el Estado recaudará menos y viceversa.

El texto de la reforma será enviado al Congreso este lunes 30 de abril.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here