La impactante confesión del ex Presidente Regional del PRO

Luis Contreras reaparece y cuenta la razón que lo llevó a alejarse de la vida pública: Reconocer un grave problema, pedir ayuda y salir del agujero.

Foto 4Luis Contreras Rivera de 48 años es Docente y padre de familia, reconocido por su trabajo en terreno en el ámbito social y político, llegando incluso a ser presidente del Partido Progresista (PRO) en la región de Antofagasta.

De un tiempo a esta parte, la vida no ha sido fácil para este profesor, pues se vió obligado retirarse de la vida en sociedad para solucionar un grave problema que casi acabó con su vida. Hoy, después de un duro y exitoso proceso de recuperación, cuenta su historia para reconocer errores, enmendarlos y ser un ejemplo para aquellos que pasaron o pudieran pasar su mismo problema.

Comienzan los problemas

“Mis últimas actividades se relacionan con mi desempeño profesional en diciembre del año pasado, realicé también a comienzos algunas actividades políticas orientadas a las posibles candidaturas en la región para estas elecciones municipales”, parte expresando Contreras.

Publicidad

El aludido también agregó que a fines del año 2015 tuve una crisis de depresión profunda producto de una adicción que no me fue posible superar ni controlar, lo cual a pesar de todos los esfuerzos me significó problemas a nivel familiar, laboral y en general en todas las áreas de mi quehacer”.

Contreras no esconde su cercanía con el consumo de algunos drogas, pues en su época universitaria probó la marihuana y experimentó con otras sustancias en ocasiones que él describe como “pasajeras” pero que luego le valieron grandes dificultades.

“(El consumo) me trajo serios y obvios problemas familiares, estaba a punto de perder a mi familia, entre en una grave depresión, que me llevó inclusive a pensar en atentar contra mi vida, todo eso me hizo creer que todo había llegado a su fin, afortunadamente el empuje de la familia me llevaron a tomar decisiones que serían claves para poder iniciar una recuperación y una rehabilitación que me permitieran retomar el control de mi vida”, apuntó.

Búsqueda de ayuda

La adicción a la cocaína fue un problema declarado y asumido por Contreras, por lo que decidió en marzo  de este año, radicarse en Santiago y buscar ayuda profesional, en donde encontró apoyo de su madre y se incorporó al Centro de Salud Mental Contradicción, cuyo director ejecutivo es Daniel Fuenzalida, el ex “Huevo”, y ahí he encontrado un extraordinario grupo profesional y humano que me han dado herramientas para ir desarrollando este maravilloso proceso”.

Al principio fue difícil, pero con el transcurrir de los meses he ido descubriendo que puedo reconstruir mi vida a partir de cimientos sólidos que me aseguren poder vivir alejado de la pesadilla que significa la adicción”, añadió.

Consultado por su trabajo en el ámbito político, Contreras deja las cosas claras y aseguró que en el mes de abril renuncié a la presidencia regional del PRO, cargo que asumió Fernando San Román, y comuniqué a las estructuras del partido mi situación y mi condición. En todo momento se me prestó apoyo, se me trató con respeto y consideración y me ayudaron en retomando paulatinamente algunas responsabilidades en concordancia al avance de mi proceso”.

Recuperación

Muchas personas no tienen claridad sobre el conducto formal que se realiza en estas situaciones, por lo que Contreras explica el proceso de forma clara es ambulatorio y consta de 3 etapas, yo estoy en la segunda, ha sido un proceso difícil, pero que hoy puedo decir que sin duda ha sido enriquecedor y estoy convencido que me va permitir retomar a corto plazo mi vida normal”.

La proyección es que ya en Marzo pueda volver a mis actividades profesionales, y la actividad política la he ido retomando paulatinamente trabajando el equipo electoral, he realizado capacitaciones a candidatos en distintas regiones del país. Creo en poder ya en el mes de Marzo poder ser parte de ese tremendo impulso que es necesario para provocar los cambios que Chile  y nuestra región exigen”, puntualizó.

Contreras sabe que su imagen podría verse manchada con lo de su antigua adicción pero confía en que su proceso de recuperación y motivación sean suficientes para recuperar el terreno perdido en su vida  pública y política.

Es difícil para quienes no me conocen tener la certeza de si esta adicción es parte del pasado, lo que yo puedo comentar es que mi tratamiento seguirá por mucho tiempo, seguiré trabajando con los Profesionales de contradicción, quienes si todo sale bien me darán un “alta terapéutica” y seguiré siendo monitoreado y controlado por un buen tiempo”, finalizó.