Salud prohíbe funcionamiento de conocido restaurante de comida peruana en Antofagasta

Fiscalizadores detectaron graves deficiencias sanitarias tales como la presencia de excremento de ratones en sus bodegas y huevos con fecas. Fiscalización se concretó a raíz de denuncia de intoxicación, cuyo recurrente asegura fue generada por el consumo de una preparación en el local.

IMG_7631

Un sumario cuya sanción puede variar entre 1/10 y mil Unidades Tributarias Mensuales (UTM) y la prohibición de su funcionamiento, inició la Seremi de Salud en contra del conocido restaurante del sector balneario “Moche”. Esto, a raíz de graves falencias sanitarias que fueron constatadas por fiscalizadores luego de una denuncia de un usuario que aseguró que una preparación de ese local, había afectado gravemente la salud de su esposa.

Lila Vergara, Secretaria Regional Ministerial de Salud, detalló que los profesionales del Área de Alimentos y Saneamiento Básico de la Autoridad Sanitaria, encontraron en su visita que el Restaurante presentaba en su cocina una temperatura ambiental de 40 grados celsius, excediendo el límite máximo (25°), a lo que se agrega la existencia de salsas y pescados sin la debida refrigeración y huevos con fecas de aves.

Publicidad

A estos antecedentes se agrega el uso de un lavamanos que era utilizado como lavaplatos; la instalación de estructuras y preparaciones no autorizadas y alimentos que estaban guardados juntamente con productos de aseo al interior del bar, sector que contaba sólo con un piso de cemento, debiendo éste ser de un material lavable.

FECAS DE ROEDORES

La Seremi puntualizó asimismo de la existencia de forados en el sector de la cocina y bodegas; techos hundidos y grandes cantidades de grasa por la falta de sistemas de extracción. En ambos sitios se hallaron fecas de ratones. La bodega igualmente estaba desordenada coexistiendo productos alimenticios con materiales de construcción, mientras que la sala de basura tenía sus recipientes sucios y sin las tapas correspondientes.

La fiscalización observó en términos generales, que el restaurante Moche tenía un deficiente aseo, producto de la falta de un programa de higiene y sanitizado.