Sebastián Eyzaguirre: “La televisión chilena está mostrando un contenido super pobre”

7514655478_1790f37178_bSebastián Eyzaguirre es uno de los periodistas más conocidos de la televisión chilena. El joven profesional es una persona esforzada, talentosa y responsable, quien se describe como riguroso y sin pelos en la lengua, pese a que ahora confiesa que tiene un equipo que lo controla cuando se transforma un “Pitbull Medel” en el medio. 

El “Cuchillo” hizo un alto en su agitada vida laboral para conversar en exclusiva con El Diario de Antofagasta sobre su vida, el programa “Caiga quien Caiga” y la televisión chilena.

Eyzaguirre comenzó estudiando derecho y luego se cambió a periodismo pues “nunca me sentí realmente cómodo y mi personalidad era más bien inquieta”.

Publicidad

“Mi carrera y mi vida esta marcada por CQC, es una forma de ver la realidad, en mi historia nunca he hecho un periodismo más tradicional, me gusta más la entretención, captar la atención de la gente”, agregó.

Redes Sociales

El periodista sabe que actualmente las redes sociales tiene su lado bueno y lado malo declarando que “las redes sociales son descarnadas pero también está hasta dónde les das bolas y hasta donde no, jamás he sido una persona que actúa para la galería, obviamente hay que cuidarse, el primer capitulo me di cuenta cuando hice un chiste que en los tiempos que estamos viviendo no tienen lugar, pero tampoco me desvelo, ni trabajo ni veo las redes sociales”.

“Twitter es un vertedero de frustraciones, me salí, me aburrí. Instaram me parece más benevolente, Pero igual a veces cae en lo mismo, facebook no pesco mucho”, añadió.

“La gente en Chile tiene poca comprensión lectora y poco les importa el contexto”

Al ser consultado sobre una propia descripción, “Cuchillo” fue claro puntualizando que “siempre he tratado para bien o para mal de ser autentico, de hacer las cosas bien, de ser responsable, profesional y riguroso. Siempre he vivido con mi personalidad, que mucha gente no me quiera y me critique y otra que encuentra que soy un groso en lo que hago, al final hay que cerrar los ojos y seguir para adelante”.

“Tengo un equipo que me cuida y me controla, de repente me pongo medio “Pitbull Medel”, pero la gente en Chile tiene muy poca comprensión lectora y le importa muy poco el contexto, ya nadie pregunta nada, nadie pregunta la segunda versión”, señaló.

32072759_10156279108454780_2048903007411634176_n

CQC y una espina clavada 

No es un misterio que mucha gente pedía el regreso de CQC a las pantallas chilenas y gracias a Eyzaguirre  y su equipo el sueño se volvió realidad, “siempre quedé con una espina clavada, tuve siempre diferencias editoriales con Nicolás (Larraín) y la gente que manejaba en los últimos años el programa. Habían perdido la línea, importancia, había dejado de incomodar, tuve una pugna con ellos, llegamos al ultimo año y se tomaron decisiones impresentables, como la gente que llegó al programa y me fui muy picado”.

“Buscamos poner al programa donde siempre tiene que haber estado, que genere cosas, incomodando al poder, confrontando al poder, que es lo que se había perdido antes”, aseguró el profesional.

La televisión chilena y su contenido pobre

El periodista aprovechó la oportunidad para referirse a la TV nacional exclamando que “no podemos tener una televisión que lo única que habla es de quien será el animador de viña, que los supuestos rostros, por eso la televisión está quebrada, está absolutamente perdida en términos de contenido”.

Eyzaguirre finalizó diciendo que “la televisión no ha sido capaz de adaptarse a los nuevos tiempos, los resultados comerciales y de audiencia indican eso”