Mañalich: Un ministro sincero