Calama adelanta protestas y se complica panorama para el gobierno

El gobierno comprometió Fondos Permanentes para las zonas productoras, sin embargo ahora pone en duda su cumplimiento.

Luego de que el gobernador Luis Garrido postergara la entrega de respuestas a las demandas regionales, incumpliendo un compromiso de campaña del Presidente Piñera y un acuerdo firmado por Rodrigo Hinzpeter, se decidió comenzar desde ya con las protestas anunciadas para mediados del próximo mes.

La Asamblea Ciudadana de Calama anunció que adelantará las protestas contra el centralismo y en exigencia de más recursos del cobre para la ciudad, luego que desde el gobierno se anunciara que difícilmente existirá una respuesta en el mes de marzo, a pesar de lo prometido el año pasado por el Ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter.

Mediante una declaración pública, la organización ciudadana que agrupa a diversas entidades gremiales de Calama, denunció que el gobernador de El Loa y quien hasta hace pocos días oficiara como Intendente (s) de Antofagasta, Luis Garrido, intenta “confundir a la comunidad calameña, puesto que él argumenta que la respuesta que debe entregarnos el gobierno está sujeta al informe del Plan Calama Plus, sin embargo el contar con recursos permanentes del cobre es una exigencia que no está vinculada al mencionado plan. Por lo demás, se trata de hacer cumplir un compromiso que el propio Presidente hizo en campaña, cuando afirmó que incorporaría un Fondo de Desarrollo Para El Norte en su programa de gobierno”.

Por esta razón, “a partir de ahora y dada las declaraciones del gobernador pasamos del estado de alerta a un estado de movilización. Las manifestaciones se irán sucediendo hasta tener respuesta clara a la demanda de recursos permanentes del cobre para Calama“, señala el comunicado.

Publicidad

De este modo, se abre un nuevo foco de conflicto para la administración Piñera, que ya se ha visto agobiada por las movilizaciones en Aysén, a las cuales ha respondido con represión y violencia, apostando -tal como sucedió con los estudiantes- al desgaste del movimiento, en lugar de las soluciones que espera la ciudadanía, situación que ya despierta los reparos de Observadores Internacionales de Derechos Humanos.

Movilizaciones similares se llevaron a cabo en Magallanes y también comienzan a incubarse en Antofagasta, contando todas con un punto en común: Agotamiento por el centralismo y la falta de recursos para salud, educación , vivienda y desarrollo en general para las regiones.