Minería en Antofagasta anota balances positivos del año 2020 a pesar de la pandemia

Antofagasta Minerals logró cumplir su proyección principalmente gracias a que Minera Centinela y Antucoya superaron sus metas, mientras que Escondida BHP redujo su producción un 5%, pero mantiene intactas sus metas de producción para los próximos 5 años.

Las principales faenas mineras instaladas en la región de Antofagasta anotaron positivos balances respecto a lo que fue el año 2020, marcado por la pandemia del coronavirus que impuso algunas restricciones a los yacimientos mineros en la región.

Antofagasta Minerals, logró una producción de cobre fino de 733.900 toneladas, resultado que está en línea con lo proyectado a principios del año pasado.

En cuanto al desempeño de las operaciones de la región de Antofagasta, destaca el sólido año que tuvo Centinela, la cual pese a las restricciones impuestas por la pandemia y a que se esperaban leyes más bajas, superó sus metas de producción alcanzando 246.800 toneladas de cobre fino. Del mismo modo, se destaca el aumento de un 10,3% en la producción de Minera Antucoya, respecto del 2019.

Publicidad

En cuanto a los subproductos, la producción de oro en 2020 fue de 204.100 onzas, lo que representa una disminución de 27,7% respecto al año anterior debido a menores leyes de este metal en Minera Centinela. Por su parte, la producción de molibdeno creció en 8,6%, a 12.600 toneladas, gracias a un aumento en el procesamiento en Minera Los Pelambres.

Para este año, Antofagasta Minerals estima una producción de 730.000 a 760.000 toneladas de cobre, 240.000 a 260.000 onzas de oro y 9.500 a 11.000 toneladas de molibdeno.

Para el Presidente Ejecutivo de la compañía, Ivan Arriagada, el Grupo espera impulsar inversiones por US$1.600 millones durante 2021. “De esta forma, esperamos contribuir a enfrentar la crisis social y económica generada por la pandemia, especialmente en las comunas donde están nuestras operaciones y proyectos”, señaló.

En el caso de BHP, en el semestre enero- diciembre de 2020, las operaciones en Chile operaron con una reducción en su
fuerza laboral operativa de aproximadamente el 30%, como resultado del plan integral para COVID-19. Desde la compañía señalaron que esperan que el entorno operativo de sus activos en el país siga siendo difícil, y se prevé que las reducciones de nuestra fuerza de trabajo sigan siendo sustanciales durante el trimestre enero- marzo de 2021.

La producción de cobre de Escondida disminuyó en un 5% a 572.000 toneladas de cobre, con un rendimiento récord de las concentradoras de 386.000 toneladas, gracias a las mejores prácticas de mantenimiento, lo que fue contrarrestado por el impacto de la menor ley de alimentación a plantas y la menor producción de cátodos.

La estimación para año fiscal 2021 se ha ajustado de un rango de entre 940.000 y 1.030.000 toneladas a uno entre 970.000 y 1.030.000 toneladas. También es probable que la producción se vea afectada en el año fiscal 2022 por un menor movimiento de material en el año fiscal 2021. No obstante, la estimación de un promedio anual de 1,2 millones de toneladas de producción los próximos cinco años, se mantiene sin cambios.

BHP informó además que la producción de cobre de Pampa Norte disminuyó un 22% a 97.000 toneladas, debido principalmente a una mantención planificada en Spence en el trimestre julio-septiembre de 2020 y la menor dotación por las medidas preventivas ante COVID-19.

Spence Growth Option alcanzó la primera producción en diciembre de 2020, mientras que la primera producción de molibdeno se espera alrededor de mediados del año calendario 2021, luego del término de la planta de molibdeno. Las primeras ventas de cobre se esperan durante el trimestre enero- marzo de 2021, mientras que la puesta en marcha de la producción a plena capacidad se espera que tome aproximadamente 12 meses.