La lucha por erradicar el machismo de cada una de las esferas de nuestra sociedad, es algo que todas y todos tenemos el deber de hacer desde las distintas esferas que rodean nuestro día a día.

Daslav Vladilo, más conocido como “Damivago”, es un antofagastino que goza de gran popularidad en redes sociales, en el mundo de los cómics y del humor gráfica, gracias a sus diversos libros de crítica social. Su última producción se titula “No soy machista pero…” y en ella se ayuda para visibilizar las diferentes muestra de machismo en Chile y el mundo.

Un aporte para erradicar el machismo de nuestra sociedad

Tuve el honor de escribir el Prólogo para el libro, el cual les muestra de forma completa e integra por acá, el cual es una forma de buscar evidenciar y erradicar el machismo desde el mundo de las letras y las comunicaciones.

Publicidad

Y recuerden que todos podemos trabajar desde nuestras armas para lograr una sociedad justa, equitativa e igualitaria entre géneros.

“No soy machista pero…” es una conjunción de información contingente y crítica ciudadana, es una genialidad convertida en un texto. No exagero.

El internet es el medio de comunicación más libre que tenemos y las redes sociales son una prolongación de nuestra vida.

Ya no enciendo la televisión y mucho menos compro la prensa impresa, no la necesito, para eso tengo a DamiVago.

Daslav es mi comunicador preferido, si algo importante ocurre, se que podré encontrarlo en alguna viñeta, explicado de forma simple y con un lenguaje atractivo, siempre pasando por una crítica constructiva y muchas veces con humor negro, el cual logra romper las fronteras de la cuarta pared.

Las viñetas de DamiVago arrasan en internet y sus libros son la sensación en cada feria que participa. Realiza una viñeta en pocos minutos e impacta a miles de personas. Ese nivel de influencia debe ser utilizado para buenos fines: Reunir al “Chavo del 8” con sus padres, que saquen Morandé con Compañía de la TV, que Bad Bunny deje el mundo de la música o lograr educación gratuita y de calidad, pero no, Daslav apunta a un desafío más difícil y grande, acabar con el Machismo en Chile.

La cultura del machismo se encuentra arraigada desde hace cientos de años en nuestra sociedad y es deber de cada uno de nosotros buscar su destierro.

En cada página podremos encontrar alguna situación o frase que hemos vivido o escuchado, que refleja lo lento que avanza nuestro país para construir una sociedad igualitaria, justa, equitativa y segura para las mujeres. Así es en Chile, reyes de la pega a medias.

En “No soy machista pero…” se está dando una gran lucha y DamiVago es nuestro líder, nuestro pastor, nada nos habrá de pasar.

En esta publicación podrás encontrar caricaturas que son más reales que muchas de las personas dibujadas en cada página.

No comenzarás a leer solo un libro, estarás leyendo el comienzo de una revolución. Un libro sano para un país enfermo pero que podamos recuperar.