Departamento de Historia del Liceo Marta Narea se refiere a la decisión del Consejo Nacional de Educación

  1. Rechazamos enfática y categóricamente, la aprobación por parte del Consejo Nacional de Educación (CNE) la propuesta presentada por el actual ministerio el día 10 de abril.

 

  1. Rechazo desde lo pedagógico Es necesario que los y las estudiantes piensen y se piensen como sujetos históricos, es decir, que comprendan que al presente lo condiciona un pasado trazado por acciones humanas. Nuestra enseñanza es necesaria para la actuación en total responsabilidad, sabiendo los márgenes en los que el ser humano se inserta; el pensamiento histórico y el pensamiento social son necesarios en la evaluación crítica del mundo y en la sensibilización con los problemas de la sociedad entera. El solo entrenamiento cognitivo y la sola formación ciudadana, no permiten la empatía con el otro; las culturas, los sujetos, son construcciones complejas de largos años. Por ende, entender el conflicto, la trascendencia de la acción humana en mi y en los otros, es fundamental para la construcción de un mundo totalmente democrático.

En esta línea, el curriculum aprobado está completamente desconectado con la realidad educacional. Modificar el curriculum sin tocar en un ápice los sistemas evaluativos es llevar al primero, como se ha venido haciendo, a un vertedero; tanto el colegio como los estudiantes saben que deben poner el foco en la PSU y en pruebas de medición estandarizadas. La lógica perversa del sistema actual, enfocada en resultados y en medición, lleva a que actualmente la integralidad de la educación pase a un segundo plano y sea lo empírico, lo palpable, lo medible, el aprendizaje, lo realmente valedero.

 

Publicidad
  1. Rechazo desde lo laboral. Esta acción instala incertidumbres en nuestro trabajo y es esta incertidumbre la que también incide en la educación que entregamos. No es automático el traspaso de las mismas horas y los mismos docentes a la asignatura de formación ciudadana, este paso puede llevar a una merma en la planta y en nuestros sueldos. Por ende, es de necesidad imperiosa tener la certera conciencia   de que la defensa de la asignatura no es solo una defensa de cierto aprendizaje, sino que también es una defensa de nuestra estabilidad laboral, siempre necesaria para poder entregar una mejor educación.

 

  1. Convocamos a docentes de nuestra comuna y, en particular, a los departamentos de historia, a reunirnos para determinar acciones de defensa y superación de esta problemática, para brindar a la enseñanza de la historia, a los y las profesores de ésta, el papel fundamental que jugamos en un sistema educacional que pretende ser de calidad pero que, francamente, camina en el sentido contrario.

 

¡Una convivencia y sociedad verdaderamente democrática, sin historia, no es posible!

 

Departamento de Historia
Liceo Marta Narea Diaz