¿Por qué es necesario el Matrimonio Igualitario en Chile?

En una sociedad globalizada y desarrollada, todas las personas luchan y entregan todas sus herramientas para lograr una comunidad libre, justa, segura y sin discriminación para todos y todas.

Sin embargo, esta premisa escasamente se puede lograr con buenas intenciones y palabras al viento, que solo se transforman en poesía cuando no se llevan a la acción y se garantizan de forma legal, porque es la única forma en que podemos asegurarnos de que se cumplan.

Realizaremos una cronología breve. El 2015 se promulgó la Ley relativa al Acuerdo de Unión Civil (AUC), respecto del reconocimiento del vínculo para parejas del mismo sexo ¿Es suficiente? Claramente no, con el AUC se logra reconocer a nivel nacional lo que siempre se supo, que el amor no tiene condiciones ni limitantes, mucho menos de género, pero no se les entrega acceso a los mismos derechos, beneficios o prestaciones sociales, tales como el Ingreso Ético Familiar y el Aporte Familiar Permanente.

Publicidad

Además, el AUC solamente permite suscribirse a la Separación de Bienes pero no a la participación de Gananciales y todo lo que se relacione a una Sociedad Conyugal.

Hablando únicamente en términos legales, al extender el vínculo a Matrimonio Igualitario, las parejas tendrán la posibilidad de adoptar hijos, extendiendo dicho derecho a todas las personas de nuestra sociedad, sin discriminaciones.

El Proyecto de Matrimonio Igualitario fue presentado por Michelle Bachelet e ingresó al Congreso Nacional en septiembre del 2017. Actualmente dicho texto legal existe en 23 países del mundo y es una realidad en casi una decena de ellos.

Ejemplos en el mundo

Diferentes grupos de cristianos alrededor del planeta han reconocido y validad la unión de parejas homosexuales, entre las que destacan las iglesias luteranas, anglicanas y congregacionales.

Dinamarca, Islandia, Noruega, Alemania, Suecia, España, Francia, Italia, Argentina, Brasil, entre otros, son naciones que llevan la delantera en este tipo de temas.

Nuestro país no se queda atrás. La Iglesia Evangélica Luterana realizó diversas modificaciones a la constituciones de cónyuges, siendo la más importante la definición de Matrimonio como la de “unión y amor entre dos personas basadas en la confianza y fidelidad”, quitando las palabras “mujer” y “hombre”.

La evolución del pensamiento de la Iglesia

¿Es imposible? Claro que no, solo es difícil, tal como lo fue la abolición de la esclavitud, erradicar la homosexualidad como delito, el voto femenino, entre otros temas polémicas, temas que nos pueden parecer muy simples y obvios actualmente pero que en ese momento, eran tremendamente difíciles y viste como inalcanzables.

Recordemos que la Iglesia, antes se oponía al sexo prematrimonial, al uso del preservativo, al aborto en cualquier causal y a la eutanasia pero ahora ¿Cuál es su mirada? Comenzaron a cambiar, pueden seguir haciéndolo.