Réplica al artículo Relaves submarinos: ¿un camino con retorno sustentable?

Leonel Sierralta Director Científico ISUM (Iniciativas Sustentables para la Minería)
Leonel Sierralta
Director Científico ISUM (Iniciativas Sustentables para la Minería)

Llama la atención un artículo publicado recientemente en el portal de la Universidad de Antofagasta y en el Diario de Antofagasta titulado “Relaves submarinos: ¿un camino sin retorno?”, que recoge comentarios de científicos de dicha casa de estudios, los que consideran que “la sola idea de disponer pasivos ambientales como los relaves mineros en el fondo del mar chileno resulta inquietante desde el punto de vista ambiental”.

Me gustaría utilizar esta publicación como punto de partida para entablar una discusión científica seria respecto a un tema que tiene repercusiones para el desarrollo del país, y que se relaciona con el futuro de la minería.

En primer lugar, es importante mencionar que existen experiencias internacionales de depositación de residuos mineros en el mar desde hace varios años. Algunas de ellas no son buenos ejemplos, debido principalmente a una falta de rigurosidad en los protocolos ambientales que permitieron, por ejemplo, descargas directas a la playa o a bajas profundidades. Pero también hay, y se estudian, descargas al mar a grandes profundidades y que han sido autorizadas en países desarrollados con protocolos de evaluación ambiental exigentes y basados en ciencia.

Publicidad

En el caso de Chile se vislumbra una escasez de territorio disponible en la Zona Central para los próximos 20 años, donde se concentra más de la mitad de las reservas de cobre identificadas hasta ahora. Por esta razón, las compañías mineras han planteado la necesidad de realizar un riguroso programa de investigación científica sobre el mar profundo, por un mediano plazo (5 años), y basado en las experiencias que tienen países como Noruega, Canadá, Australia, Indonesia y Nueva Guinea. Este programa sería llevado a cabo por varios científicos de renombradas universidades, con un panel de revisores independientes, y supervisados por organizaciones internacionales como DOSI, INDEEP, CSIRO Australia, SAMS y NIVA, las que tienen gran experiencia en el tema.

Los resultados de este programa científico permitirían evaluar si es viable la opción de depositación de relaves en mar profundo desde el punto de vista ambiental que es el primer punto a considerar antes de pensar en un análisis técnico y económico de esta solución. La alternativa de relaves submarinos a gran profundidad podría ser ambientalmente más sustentable comparada a otras opciones en tierra, sobre todo si se trata de competir por territorios donde existe agricultura y gran cantidad de población, como ocurre en la zona central del país.

Por otra parte, es importante mencionar que este programa de investigación científica es parte de un programa macro en el cual se están evaluando otras opciones para el tratamiento y disposición de relaves en futuras operaciones de cobre. Creo que esta es la forma correcta para enfrentar la evaluación de proyectos de gran importancia para el desarrollo del país, ya que da un nuevo enfoque a la manera como se toman las decisiones. Se basa sobre análisis científicos de sus impactos, tanto ambientales como sociales, de manera más independiente, y con una visión más detallada sobre sus potenciales efectos.

No es posible decidir sobre algo que no se conoce. Por tanto, prohibir la realización de este programa de estudios mediante una censura a priori parece llevarnos a los paradigmas del pasado, tiempos en los que el temor al conocimiento nuevo impidió la realización de muchas actividades científicas que hoy en día son vistas como grandes aportes a la sociedad.