“Asociar delito con la nacionalidad es racismo, xenofobia y clasismo”

La Mesa Intercultural de Antofagasta, que coordina a 11 organizaciones que trabajan por los derechos de las personas migrantes, emitió esta declaración pública rechazando las acciones realizadas por autoridades locales, regionales y algunos grupos que exigen la expulsión de ciudadanos extranjeros.

Archivo
Archivo
Archivo

La Mesa Intercultural de Antofagasta, que coordina a 11 organizaciones de la sociedad civil que trabajamos por los derechos de las personas migrantes, y a raíz de de los últimos delitos en que se han visto envueltas personas de nacionalidad colombiana y las declaraciones y acciones realizadas por autoridades locales, regionales y algunas organizaciones de la sociedad civil, declara:

1. Lamentamos profundamente y manifestamos nuestro categórico rechazo por todas aquellas acciones que pongan en riesgo la vida y el bienestar de las personas y esperamos que los tribunales de justicia tomen las medidas y sanciones correspondientes conforme a derecho.

2. No obstante lo anterior, creemos firmemente que utilizar tales sucesos puntuales para generar una campaña de “seguridad ciudadana“ basada en discursos que hablan del aumento de la criminalidad (cuando las cifras dicen lo contrario), y más aún, producir una asociación entre criminalidad y nacionalidad, son acciones abiertamente discriminatorias, clasistas, xenófobas y racistas, puesto que llevan a la opinión pública a asociar el delito con la nacionalidad, la lengua o el color de piel, afectando a miles de personas que viven actualmente en la ciudad de Antofagasta.

Publicidad

3. Nos manifestamos categóricamente en oposición a las cartas que se han enviado a la Presidencia de la República, las “caravanas“ y declaraciones públicas emitidas tanto por autoridades locales, regionales y colectividades que dicen representar a grupos nacionales que residen en la ciudad. Específicamente nos oponemos a las solicitudes para intensificar el control fronterizo, aumentar los requerimientos para las personas que deseen ingresar al país, acelerar las órdenes de expulsión y aumentar los controles de identidad por sospecha. Consideramos que todas estas acciones sólo buscan controlar policial y administrativamente una problemática humana, económica, política y social mucho más compleja, además de no haber sido eficaces en países que han implementado acciones más restrictivas.

4. En cuanto a la reforma del Decreto Ley de 1975, que rige el abordaje de la migración internacional, creemos urgente su modificación, pero no para generar una ley que ponga como centro el control, la restricción del libre tránsito de las personas y la asociación de los migrantes exclusivamente como mano de obra para el país receptor, dejando de lado la perspectiva de Derechos. Las personas que migran son personas complejas como cada uno de nosotros y, como cada uno de nosotros, merecen que se garanticen y respeten sus derechos fundamentales en ámbitos como vivienda, educación, salud, trabajo, cultura, recreación e inclusión.

5. En consecuencia, nos desmarcamos de los discursos excluyentes, segregadores y estigmatizadores que asocian la migración -y la situación de migratoria irregular- a un problema de seguridad interior del Estado, pues no representan los Principios que rigen a la Mesa Intercultural de Antofagasta y contribuyen a producir un clima desfavorable para la inclusión de los distintos habitantes de esta ciudad.

6. Hacemos un llamado a las autoridades públicas y a la sociedad civil, a pensar y actuar con miras al respeto de los derechos fundamentales intrínsecos a toda persona -contenidos en nuestra Carta Fundamental y en los pactos internacionales suscritos por Chile- y a generar espacios de diálogo y reflexión que propicien un cuestionamiento de la discriminación y el racismo y contribuyan a la construcción de una Antofagasta Intercultural e Inclusiva.

Mesa Intercultural de Antofagasta