¿Qué nos pasa? #ConRespeto

Víctor Silva G. Dirigente Social, Panelista FM Centro, Colaborador @diarioafta Twitter @vxsilva
Víctor Silva G. Dirigente Social, Panelista FM Centro, Colaborador @diarioafta Twitter @vxsilva
Víctor Silva G.
Dirigente Social, Panelista FM Centro, Colaborador @diarioafta
Twitter @vxsilva

Agradeciendo al equipo de “El Diario de Antofagasta” por permitirme colaborar mes a mes en columnas, les presentaré la primera. Vemos como día a día se van levantando cuestionamientos razonables y lógicos desde los ciudadanos a distintos sectores: político, económico, empresarial, institucional y otros; pero vamos por parte y desmenucemos la pregunta que encabeza esta columna.

¿Qué sucede con los compatriotas? Andamos enojados, más sensibles, vemos con furia y desgano como las injusticias en este país estaban presentes; el como nos estamos tornando menos tolerantes al que no es de esta tierra o que existe poco arraigo por el suelo que habito. ¿Será que somos ciudades-campamento del siglo XXI?

¿Qué sucede con los políticos y la política? Cuando fue que se perdió el sentido de legislar a favor de los ciudadanos y comenzaron a discutir leyes a favor de empresarios; cómo es que el dinero los corrompió a tal nivel que una Diputada que invocaba a Dios olvidaba de su existencia cuando incrementaba irregularmente sus cuentas corrientes; cuando un ex candidato de derecha dice ser “honorable” pero la Real Academia de la Lengua le define el “cohecho” como algo poco decoroso. O con los operadores políticos que creen que les pertenece el poder, que llaman ‘antagónicos’ a los líderes sociales cuando son los mismos que entre cocinas e hilos han manejado al punto de la debacle la actividad política o les gusta jugar a la silla musical en los cargos. Cómo es que se niegan los espacios para las emergentes fuerzas políticas que buscan romper el duopolio con nuevos rostros, ideas y programas.

Publicidad

¿Qué pasa con el empresariado? Veo cómo buscan frenar las farmacias comunales con el fin de mantener sus negocios; estafar gente desde la pirámide o los precios que un Supermercado coloca en un producto en estante y otro en la caja; valores que suben en feriados pero que, inesperadamente, terminan rematando días después producto del ‘maná’ caído del cielo o, en este caso, varado en el mar.

¿Qué ocurre con la Justicia? Es el caso tsunami la mejor muestra de que el perdón no existirá, de que Caval seguirá siendo la mancha para La Moneda o que sancionar filtraciones sea mayor que el abuso contra los particulares o la fabricación, venta y distribución de armas ilegales.

Y así podríamos seguir en esta columna…

Pero no todo debe ser preguntarnos #ConRespeto lo que pasa, sino buscar posiciones de solución: la primera debe ser entender nuestro rol como ciudadanos, obligados a construir masa crítica, responder de nuestras obligaciones (como el ir a votar) y saber que hoy estamos en una exquisita posición para mejorar pues ya conocemos lo que no queremos. Hay que tomar los espacios y ponernos de pie, criticar con base y esperar que el síntoma que hoy tiene congestionado al país despeje los pulmones y sólo reste respirar de mejor manera.