En la medida de lo imposible y el retorno de los pingüinos

13472408_10209972606733215_1737494242_n

La Revolución Pingüina va a cumplir diez años desde sus primeras marchas que remecieron a todo un país instalando el debate por la educación gratuita y de calidad. Su revival el 2011 con enormes concentraciones y movilizaciones sirvió para que el actual gobierno las incluyera en su programa de gobierno, más que por convicción por un oportunismo político.

Los pingüinos de hoy, ven como se diluyen las promesas entre camarillas políticas instaladas en el congreso, en La Moneda, olvidando que llegaron por mandato popular y para hacer la voluntad del soberano, el pueblo.

Publicidad

Primero dijeron en campaña, “educación para todos”, la adornaron con “gratuita y de calidad”, posteriormente cambiaron a educación para todos pero partiendo por “los más pobres”, nuevamente el discurso y la promesa inicial fue manoseada por “los primeros deciles”, es decir, los más pobres entre los pobres. La estrategia de dilatar, hoy fue cambiada brutalmente por la represión y criminalización del movimiento estudiantil.

Los intentan aislar y desgastar, primero bloqueándolos comunicacionalmente, haciendo que se contrapongan con aquellos ex pingüinos que llegaron a la cámara baja como diputados. Todas las fuerzas conservadoras están contra ustedes, sin embargo tienen la fortaleza de la juventud, su nobleza como escudo para enfrentar cada comentario mentiroso que nace de la boca de los mismos que prometieron, pero no convencidos, fueron los primeros en obstaculizar y desvirtuar las demandas y los proyectos de ley que buscaron su concreción, lo saben muy bien los deudores CAE. Es más, el FISCO a través del crédito con aval del Estado, ha entregado a los bancos y estos a sus grupos económicos la sideral cifra de $3,44 billones. El voucher extendido fue de $3.440.000.000.000.

Son esos abismantes montos y los silencios de la corrupta clase política que nos gobierna, una bofetada a la inteligencia tornando más fuerte las demandas regionales por recursos propios y permanentes que fortalezcan los gobiernos municipales. La corrupta clase política se autocensura en el tema del cobre como solución a la gratuidad de educación y condonación de deudas.

Cuando se vivió el ciclo de bonanza en sus precios, había que ahorrar para tiempos difíciles y cuando llegó el tiempo de las vacas flacas, no se podía pues ya no había. Nada dicen de las tremendas y escandalosas pérdidas que es como eufemísticamente llaman a los robos a gran escala de los dineros del cobre y con repartija en los paraísos fiscales producidos en los últimos gobiernos indistintamente del color político. Para ellos el Estado es un botín. Sospechosamente ninguna de las comisiones investigadoras llegó a determinar culpables. ¿Qué autoridades políticas de la región participaron en dichas comisiones? Eso será materia de otras columnas.

Por eso queridos pingüinos, ustedes como buenos estudiantes tienen claro que la solución está en el cobre, incluso con sus bajos precios y las estrategias permanentes que buscan privatizar el escaso 30% en manos del Estado.

Por eso, el viejo truco de criminalizar y estigmatizar como violento el movimiento estudiantil refleja la desfachatada acción política por mantener el sagrado orden social heredado de la dictadura y que solo sirve a los poderosos, a los que lucran con la educación. Aquí el único violento es el Estado de Chile que bajo sus distintos gobiernos abrazó la privatización de la vida con nefastos resultados como la imparable desigualdad social ya que la política entregó el control de la economía dejándola al arbitrio del mercado. Chile es el primer país en el mundo que privatiza todas las esferas de la vida pública desestabilizando las cotidianas relaciones sociales en la familia, en la escuela, en la urbe y criminalizando a todo el que cuestione la vaca sagrada del modelo. Los pobres en Chile son criminalizados, los estudiantes, las minorías étnicas, los trabajadores, hasta los funcionarios públicos cuando demandan mejoras. La violencia política se instaló de la mano de un capitalismo salvaje que cosifica y considera a las personas como una pieza más del engranaje.

Hoy, mientras terminaba el artículo se produjo un nuevo desalojo, necesitamos entonces un nuevo trato social fundado sobre el diálogo honesto y sincero, bienes tan escasos en la elite política y tan abundantes en estas nuevas generaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here